Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huella del maquis se hace ruta turística

El paisaje abrupto de las sierras del sur del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas, y su condición de paso estratégico hacia el Levante, sirvió de refugio para muchos de los últimos guerrilleros antifranquistas. Ahora, más de medio siglo después de que los maquis abandonaran su lucha, el Ayuntamiento de Quesada, junto con la Consejería de Turismo, ha puesto en marcha la llamada Ruta de los Maquis, con 11 itinerarios diferentes que discurren por los senderos, cortijos y cuevas que fueron escenario de la última resistencia armada que tuvo el régimen franquista muchos años después de acabada la Guerra Civil. Nicolás Garrancho (izquierda) y Pedro Plaza (derecha) eran apenas unos muchachos cuando capturaron al último maquis de la provincia de Jaén, Manuel Calderón, El Ramiro. Fue abatido a tiros en febrero de 1952 y su cadáver estuvo expuesto en una plaza pública antes de ser enterrado en el cementerio local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 2007