Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La telerrealidad riza el rizo

Estados Unidos busca nuevos concursos para sorprender a la audiencia

A los programas de televisión de Estados Unidos no les basta con retransmitir la vida en directo. Desde principios de esta década, una cantidad ingente de reality shows se ha paseado por las distintas cadenas norteamericanas. Los televidentes lo tienen casi todo visto. Por eso, lo sencillo ya no basta. La nueva generación de telerrealidad se caracteriza por rizar el rizo.

Desde hace cuatro años, la modelo Tyra Banks ha venido eligiendo a la mejor modelo del momento en America's next top model. Ahora, el canal VH1 le da una vuelta al formato con America's most smartest model, que, con error gramatical incluido, viene a significar "el modelo más listísimo de América". En este programa se tiene que elegir al más inteligente de entre 16 modelos. El primer capítulo del serial lo dijo todo. Los modelos viven en una casa común. Para abrir las puertas deben teclear un código que es, a la vez, la respuesta a una pregunta. Una de las concursantes estuvo un buen rato pensando la clave correspondiente a "¿En qué año llegó Colón al continente americano?". A la cuarta acertó.

Tampoco tenían suficiente los televidentes de EE UU con realities al estilo de The bachelor, donde un joven tiene que elegir al amor de su vida entre 25 chicas. MTV ha revolucionado el género contratando a Tila Tequila, modelo bisexual de 25 años y que decide entre 16 hombres heterosexuales y 16 mujeres lesbianas. Tila hace pasar por el aro a los concursantes, que se pelean por llegar a la final. "Cada semana os voy a dar una patada en el culo hasta que el hombre o la mujer ideal sean los únicos que queden en pie", dijo en el primer episodio, en el que los candidatos conocieron la condición sexual de la protagonista.

Cualquier reto es bueno para generar expectación. Aun así, en muchos casos, esto no lleva necesariamente al éxito. Es lo que sucedió con Kid nation, que creó mucho revuelo en su estreno al partir de la idea de grabar las vidas de 40 niños de entre 8 y 15 años viviendo en un rancho. La revista Variety criticó a la cadena CBS por usar a niños "para sacarles provecho". Al final, Kid nation ha resultado ser un programa sin emoción donde los niños simplemente tienen que cumplir tareas como ordenar cronológicamente fotos de presidentes de EE UU.

El programa se ha mantenido en los siete millones de espectadores, una cifra por debajo de las estimaciones iniciales de CBS. Lo realmente interesante ha sucedido detrás de las cámaras. Cuatro concursantes, por ejemplo, fueron ingresados por beber lejía que un adulto dejó en una botella. Como en muchos programas de este estilo, hay una parte reveladora de esta telerrealidad que a los productores les conviene dejar fuera de emisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007