Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Décima jornada de Liga

"Ha sido un sufrimiento total"

Aguirre pide "prudencia" pese a la buena racha del Atléticoy lamenta las lagunas de comunicación entre Leo Franco y la zaga

Lo había anunciado Simão y lo había advertido Javier Aguirre. El extremo portugués, que ayer salió en la segunda parte, vaticinó que el que se adelantara en el marcador se llevaría los tres puntos. Su compatriota Maniche tardó minuto y medio en poner de pie el Calderón. El técnico mejicano había advertido la víspera que quería a un equipo ordenado, que no corriera mucho sino que hiciera correr la pelota. Quería que el Atlético mantuviera la posesión del balón, que no se saliera del guión y que agradara al público con un juego fresco y rápido. Cumplió con todos sus propósitos sobre todo en el último, gracias a Maxi y Jurado, que marcaron dos tantos preciosos.

Puede que le costara más de lo que se esperaba Aguirre, pero el Atlético de esta temporada nada tiene que ver con el del año pasado. Juega con seguridad y no se deja llevar por el miedo. Y, por primera vez esta temporada, acaricia los puestos de Champions en la clasificación. A falta de los dos partidos de hoy, los rojiblancos se fueron a la cama en la cuarta posición de la tabla. "Parece ser que por fin, después de mucho tiempo, podemos pasar una noche allí", abundó Aguirre esbozando una sonrisa.

"Cometimos pecados, pero somos la cuarta mejor defensa", dijo el técnico rojiblanco

"Hemos permitido que remataran con mucha comodidad", aseveró Manolo Jiménez

"Hemos llegamos con sufrimiento y buen juego, ojalá podamos mantenernos ahí, pero quedan 28 jornadas y hay que mantener los pies en el suelo. Conviene ser prudentes. Sería muy irresponsable por mi parte echar las campanas al vuelo", prosiguió el técnico mejicano. Para él, la clave del buen camino del Atlético es el trabajo diario. "Nos vamos fortaleciendo día tras día con resultados y entrenamientos. Nuestra meta ahora mismo es el Villarreal. A ver si recuperamos a Pablo y a Folrán. Espero que su lesión no sea grave, porque Mista aún no está para jugar", comentó.

Aguirre no se esconde nunca. Ni cuando gana ni cuando pierde. Anoche admitió que tras el tercer gol del Sevilla pasó miedo. "Ha sido un partido de autentico vaivén, con goles en el minuto 1 y en el 92. Siempre temes alguna jugarreta y este partido ha sido un sufrimiento total. Cometimos algún que otro pecado en defensa, pero correr riesgos forma parte del juego", analizó el técnico rojiblanco.

Poco después, el preparador del equipo del Manzanares admitió que le preocupa la falta de comunicación entre Leo Franco y los defensas. Lo dijo refiriéndose al gol en propia puerta de Zé Castro, el segundo del Sevilla. "No es la primera vez que nos sucede y en esta ocasión la pelota entró. Ha habido falta de comunicación... No sé que pasó entre Leo, Zé Castro y Perea. Me dijeron que no se habían oído. A ver si mejoramos un poco este aspecto", expuso. "He puesto énfasis en eso. Y hoy se rompió el cántaro, pero ya teníamos esos problemas. Lo comenté en el medio tiempo", siguió Aguirre, que aun así sacó pecho: "Somos la cuarta mejor defensa".

Manolo Jiménez, técnico del Sevilla, se marchó decepcionado porque, dijo, el Atlético no había sido para nada superior al Sevilla. "Han tenido cuatro ocasiones y han marcado cuatro goles. Creo que hemos permitido que nos remataran con demasiada facilidad. Los dos primeros han venido de dos rechaces de Palop... Mala suerte para nosotros que hayan caído en el área", explicó, mientras se quejaba por un presunto fuera de juego en el gol de Maniche. "El partido se puso difícil para el trabajo defensivo que habíamos planificado porque ellos de adelantaron muy pronto. Y eso puso el partido como el Atlético quería: rápido y abierto. Nosotros, en cambio hemos ido siempre a remolque. Y es una pena, porque no han sido superiores", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 2007