Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos tras los sabotajes e incidentes en la 'jornada de lucha' en Euskadi

La jornada de movilización convocada por el sindicato abertzale LAB en Euskadi y Navarra para denunciar el encarcelamiento de 17 dirigentes de la ilegalizada Batasuna se vio salpicada por graves incidentes de violencia callejera. La Ertzaintza detuvo a dos jóvenes acusados de participar en los incidentes que se produjeron en una manifestación de estudiantes en el exterior del campus donostiarra de Ibaeta. El Gobierno vasco denunció los actos vandálicos y aseguró que la sociedad vasca -la "pagana" de la "guerra" que mantienen algunos- está "harta" de la kale borroka. "Nadie puede reclamar legítimamente sus derechos conculcando los derechos de los demás", censuró en un comunicado.

En total, los grupos de violentos atacaron cinco catenarias de las líneas de Renfe, EuskoTren y del Metro Bilbao. En el caso de Guipúzcoa, los violentos cortaron a las 7.30 las contrapesas de la catenaria de la línea de Renfe entre Tolosa y Villabona y entre las estaciones de Ikaztegieta y Alegia.

Desde el 7 de septiembre son ya cuatro los ataques contra esta línea, que afectan tanto a trenes de larga distancia, como de cercanías. Miles de ciudadanos se han visto perjudicados por unos sabotajes que, como ayer, obligaron a Renfe a poner sistemas alternativos por carretera. El tren entre Tolosa y San Sebastián no funcionó entre las 7.30 y las 11.30.

Ataques al PSE

En Vizcaya, el sabotaje contra la catenaria de EuskoTren en el ramal que une Amorebieta y Bermeo dejó sin servicio a 1.400 usuarios. El ataque se produjo a las 8.45 y el servicio se restableció a las 15.18. Además, desconocidos lanzaron a las 6.25 una cadena contra la catenaria de la línea de Renfe en Sestao, lo que obligó a cortar el tráfico casi una hora. Por el contrario, el ataque contra el Metro Bilbao, cerca de la estación de Bidezabal, no afectó al servicio.

Los incidentes comenzaron muy pronto. Pasadas las once de la noche del miércoles, una docena larga de radicales rociaron con líquido inflamable la puerta giratoria de acceso al Ayuntamiento donostiarra y luego lanzaron cócteles molotov contra el edificio. El incendio causó daños en la alfombra y en la puerta. Los radicales quemaron un cajero de la Kutxa.

La sede del PSE de Amurrio (Álava) fue atacada a las 3.10. Los violentos quemaron el neumático que habían colocado en la puerta. El fuego dañó la persiana y la puerta de acceso. ANV fue el único partido que no condenó los hechos. En la marcha de San Sebastián, el líder de LAB, Rafa Díez, acusó al Gobierno central de adoptar "terapias propias del PP" y de haber iniciado un camino con el que "parece que se prepara para el combate".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 2007