Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díez apuesta por la reversión de competencias al Estado

La ex eurodiputada socialista y portavoz del nuevo partido Unión, Progreso y Desarrollo (UPD), Rosa Díez, aseguró ayer que su formación "puede tener muchas posibilidades de éxito" en la Comunidad Valenciana en las próximas elecciones generales. Díez eligió ayer Valencia para hacer la segunda presentación pública de su partido político -la primera fue el pasado sábado en Madrid-.

La portavoz del nuevo partido calificó a UPD como "una experiencia inédita" en Europa, dado que la mayoría de partidos surgen de la escisión de fuerzas políticas o por la unión de dos o tres formaciones que han estado enfrentadas. Díez explicó que esta formación ha surgido "desde la reflexión de varias personas en un movimiento cívico, acostumbradas a trabajar en paralelo y vertebrando distintas opciones, y hemos tomado la decisión de dar un paso al frente y presentar una opción política para trabajar por las cosas que nos unen a los españoles".

En opinión de Díez, España "necesita un partido político nuevo, inequívocamente nacional, con capacidad para unir en la defensa de la recuperación de los consensos básicos que están completamente rotos". Rosa Díez subrayó que "sólo si les tomamos por la solapa a las dos grandes fuerzas políticas y les obligamos, desde la competencia electoral, serán capaces de ponerse de acuerdo para enfrentarse con los grandes problemas de España y recuperar los consensos básicos que están rotos". Explicó la ex socialista que existen cuestiones preocupantes que afectan al conjunto de ciudadanos, y precisó que algunas "tienen que ver con una desvertebración del orden constitucional, que está siendo deteriorado y se está desprestigiando, una situación que se percibe en la destrucción de sus símbolos y en el relativismo con el que se enfrentan los gobernantes a ataques durísimos contra los símbolos de la democracia y de la Constitución".

"No es posible que en España el modelo territorial de Estado se pacte con los partidos que no creen en el Estado; que la política antiterrorista se pacte con aquellos que nunca quisieron derrotar a ETA; y que los consensos básicos estén rotos antes de empezar", criticó la portavoz de UPD, quien señaló que, de esta forma, "los que pierden no son las dos fuerzas políticas sino el conjunto de españoles".

La nueva opción política propone revisar la Constitución Española porque las leyes que se han ido desarrollando en los últimos 30 años "han tenido como consecuencia, en algunos aspectos, resultados negativos desde el punto de vista de la igualdad, de la cohesión social y de la competencia como país", subrayó Diez.

El nuevo partido político apuesta porque se revise la distribución de las competencias y la reversión de buena parte de ellas a la Administración central. También propungan una reforma del sistema electoral que prime los partidos estatales en detrimento de los nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007