Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Benetton se construye un barco ecológico

El empresario dará la vuelta al mundo en el 'Tribù', poseedor de la Green Star

El lujo no está reñido con el respeto al medio ambiente. Al menos eso se desprende de la decisión del magnate de la moda Luciano Benetton, que ha mandado construir un barco ecológico. Su nueva embarcación es la primera de su categoría en recibir la Green Star, condición que obtuvo el pasado jueves en Montecarlo. Se trata de un certificado que hasta ahora sólo habían recibido modernas naves de crucero. Con su nueva casa navegante, Benetton dará la vuelta al mundo, según informó ayer el diario italiano Il Corriere Della Sera.

El yate se llama Tribù, de 50 metros largo y 10 de alto, ha sido construido en el astillero Mondomarine de Savona (en Liguria). El Tribù no contamina, entre otras cosas porque está dotado de un sistema de recogida de todas sus aguas -grises, negras y oleaginosas- que serán tratadas en contenedores y almacenadas si es necesario durante días. Las aguas se descargarán en cisternas especiales en tierra o, una vez tratadas y limpias, vertidas de nuevo al mar, según la legislación medioambiental vigente. También cuenta con un sistema que reduce las emisiones de C02 al mínimo

"Quise que el barco tuviese estas características para sostener de manera concreta que quien va por el mar debe pensar en la ecología, ser responsable y no contaminar. Aunque no existe en ninguna parte del mundo una ley que impone a los navegantes elegir embarcaciones compatibles con el ambiente marino, para mí esta elección es una especie de compromiso moral", explicó Luciano Benetton.

El empresario reconoció que detrás de la construcción del Tribù se encuentra su deseo de dar la vuelta al mundo. "No me interesa la velocidad; quería una embarcación sólida y limpia", agregó. "Hoy en día ya es posible trabajar desde casa, conectado con el resto del mundo, y lo mismo se puede hacer navegando, mirando el cielo y el mar", explicó Benetton.

Desde luego, su lujosa embarcación, en la que dominan los cristales y ventanas, y cuyo diseño interior ha sido estudiado hasta el mínimo detalle, le permitirá cumplir con su sueño ecológico.

Benetton ya efectuó un pequeño viaje en agosto en su nueva embarcación. "Adoro Croacia y el sur de Italia", dice. Pero también cree en el mar como medio de transporte comercial, ya que es miembro de la compañía Strade Blu (una sociedad de transporte náutico). "Es una lástima que el transporte marítimo comercial en Italia no despegue", se queja; "quitar miles de camiones de las autopistas sería un objetivo que todos tendríamos que perseguir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 2007