La Guardia Civil detiene a tres jóvenes que se dieron a la fuga tras atropellar a un hombre en Guadarrama

La Guardia Civil detuvo el pasado lunes a tres jóvenes, una mujer española de 20 años y dos hombres portugueses de 19, por su presunta implicación en un atropello en el que murió M. P. M. J., un joven de 22 años vecino de Guadarrama, el pasado sábado.

El suceso tuvo lugar a las 5.10, en el kilómetro 3 de la carretera M-622, que une Guadarrama con el pueblo de Los Molinos. El fallecido regresaba a pie por el arcén de la carretera junto con otros amigos de las fiestas de Los Molinos cuando fue arrollado por un vehículo que se dio a la fuga sin prestarle auxilio. El golpe fue tan brutal que la víctima salió despedida unos 50 metros y sus compañeros no acertaron a encontrar el cuerpo. Murió en el acto.

Los servicios de Emergencias 112, agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local se trasladaron inmediatamente al lugar del atropello. Después de rastrear la zona encontraron el cuerpo del joven arrollado, que tenía múltiples lesiones. El vehículo se había dado a la fuga, pero en la zona quedaron pistas que finalmente han permitido dar con él. La Guardia Civil de Tráfico localizó un espejo retrovisor con pintura negra y cristales de uno de los faros delanteros.

La investigación se puso en marcha y poco después los agentes averiguaron que el espejo pertenecía a un vehículo Chevrolet de color negro. Se inició una búsqueda de los vehículos con esas características vendidos en la Comunidad de Madrid. En pocas horas se localizaron 20 automóviles sospechosos. El domingo 16, un día después del accidente, los agentes encontraron finalmente un automóvil que podía ser el implicado en el atropello, dados los daños que presentaba. Tras su estudio, los agentes llegaron a la conclusión de que habían dado con el coche que buscaban.

El vehículo presuntamente implicado es propiedad de la madre de la joven detenida, quien se lo había prestado esa noche. Al volante se sentaba uno de los jóvenes de nacionalidad portuguesa, según la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil de Madrid. Los tres detenidos, residentes en Madrid, se enfrentan a un delito de omisión del deber de socorro.

Después de tomarles declaración, los agentes trasladaron a los jóvenes a los juzgados de Plaza de Castilla, donde pasaron a disposición del juez. Éste decretó su puesta en libertad con cargos, algo habitual en casos como éstos, indica la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 2007.