Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Si quiere quedar bien, regale un .es a su hijo o a su pareja

El registro de dominios es un negocio cada vez más rentable

¿Busca un regalo para toda la vida? ¿Que no se estropee, que no pase de moda, que sea original y que le salga por entre seis y nueve euros? Pues regale un dominio en Internet. Registrar dominios a nombre de un hijo recién nacido o de la pareja sentimental es el obsequio más cool en Estados Unidos. De allí viene esta moda que ha convertido al registro y reventa de dominios en un verdadero negocio de más de 600 millones de euros al año.

En España, la tendencia acaba de aterrizar pero es imparable. Los .es cotizan al alza y lo van a hacer aún más cuando a partir del próximo 3 de octubre comiencen a asignarse con carácter multilingüe, es decir, dominios que incluyen la ñ, la cedilla (ç) o las tildes.

Regalar un susanagómez.es a su pareja o un juanpérezcastillo.es al hijo que está por nacer además de ser un regalo ideal puede también ser un negocio muy rentable. No se conocen cifras oficiales pero se estima que la compraventa de dominios alcanza ya los 60 millones de euros en España.

Por lo pronto, los famosos nacionales de aquí se han puesto en alerta y se han lanzado a la caza y captura de todo lo que tenga que ver con su nombre. "Hace dos años estaban prácticamente todos los nombres libres. Pero ahora es difícil encontrar un hueco entre los presentadores, artistas, cantantes o famosos. Todo lo que tenga que ver con ellas está registrado", dice José García Tello, responsable de dominios de Red.es, el organismo oficial que asigna en España los registros .es. Los presentadores Jesús Vázquez o Andreu Buenafuente o la actriz Ana García Obregón son sólo un ejemplo de los famosos que han acotado su terreno en el ciberespacio.

Y es que, en realidad, la inscripción de nombres propios como dominios nació por la reacción de las celebridades de Hollywood y de las estrellas del rock ante el registro masivo de sus nombres por ciberpiratas con fines publicitarios o lucrativos. Pierce Brosnan, Julia Roberts, Morgan Freeman, Madonna, Eminem, Lance Armstrong recuperaron sus nombres en la web después de caros pleitos ante el tribunal arbitral de Ginebra de la World Intellectual Property Organisation (WIPO). Y, no contentos con eso, comenzaron a registrar el nombre de sus futuros hijos. La prevención derivó en costumbre y ahora hace furor. Que se lo digan a la cantante Britney Spears que ha registrado el nombre de su hijo Sean Preston tres días antes de que naciera, y lo ha protegido como marca registrada.

España es aún un terreno casi virgen para los cazadores de dominios, según señala Carlos Blanco, consejero delegado de ItNet y el mayor propietario de dominios en castellano, con más de 9.000 registrados a su nombre. Este empresario ya ha registrado el nombre de su hija Laurablanco.es, que nacerá en breve.

Blanco pone de relieve la enorme diferencia entre el valor de los .com en inglés y en castellano, y de éstos con los .es. Entre los primeros el más caro hasta el momento es sex.com, por el que se pagaron 10 millones de euros, seguido de games.com, con 7,7 millones de euros. Precisamente juegos.es es el dominio nacional más caro, y en fuentes del mercado estiman que fue revendido por 100.000 euros.

Y la mayor transacción de dominios en castellano la hizo el empresario paraguayo Christian Chena que vendió a finales del año pasado un paquete de registros (incluía bromas.com, dietas.com, futbol.com, mujer.com, salud.com y ventas.com) por 7,7 millones.

Registrar un dominio .es relativamente fácil. Basta dirigirse a uno de los 64 agentes registradores y dirigir la petición, con un coste de entre seis y nueve euros. Estas empresas tramitan la orden ante Red.es, que comprueba si está libre el dominio y, en tal caso, lo asigna. Si ya está ocupado, hay que recurrir al mercado de la reventa, dirigiéndose a empresas especializadas como Sedo, que localiza al propietario del dominio y le hacen llegar una oferta.

Pero también hay restricciones. Por ejemplo, para los nuevos dominios, las instituciones y marcas comerciales tienen prioridad. Es decir, que nadie puede acceder a GobiernodeEspaña.es porque ya ha sido reservado por Moncloa. En caso, de que haya más de un solicitante de un dominio, se asigna por sorteo.

Esta colisión ya se produjo en la apertura del plan de nombres de dominio a finales de 2005. Sexo.es recibió 370 solicitudes; coches.es, 367 y hoteles.es, 283. Actualmente, hay 620.000 .es registrados y se estima que con la denominación multilingüe el número crecerá hasta un 10%. El pistoletazo de salida es hasta el 3 de octubre de plazo, y las peticiones se asignan por orden de llegada. Ah, y ramonmuñoz.es está libre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de septiembre de 2007