Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Qué me pongo este invierno?

Negro y gris. Faldas cortas. Y mucho charol

En unas semanas llega el otoño. Adiós al verano. Es la hora de renovar el armario. Pero ¿qué es lo que se lleva para la próxima temporada?

Para ellas: el vestido (y en su defecto, la falda) quiere desbancar al pantalón como prenda más casual. Los vuelos, estampados y por encima de la rodilla, son una de las vertientes; la otra, el eterno negro más o menos por encima de la rodilla y más bien recto. Otra de las novedades es la difícil cintura alta.

El pantalón se convierte esta temporada en el objeto más democrático. Casi todo vale. Estrechos como un palillo o, si prefiere anticiparse, anchos como elefantes, que son como vienen el próximo verano. Casi imprescindible (y, sobre todo, práctico), el traje de chaqueta en la versión de pantalón. Y la americana, por separado, también triunfa.

El charol aterriza hasta en los guantes. Sobreabundancia. Cazadoras, gabardinas, bolsos, zapatos, pulseras..., en casi todo lo que uno se pueda imaginar. Hasta en finas diademas que se llevan aunque sea en pelo corto.

En cuanto a los accesorios: bolsos XXL o la cartera plana (imposición de Prada); y fulares, como en la temporada anterior. Sólo que en ésta se disfrazan de pantera. Medias: tupidas y no sólo negras, valen los colores, sobre todo, ácidos, y bisutería a tope. Y también en talla XXL.

En el calzado se imponen los botines como un todoterreno, tanto para falda como para pantalón. Los tacones se van a los extremos: o muy altos (y con tacón ancho) o a ras de suelo.

Para los hombres mandan el negro y el gris. Después, alguna nota de color (en camisas y en chaquetas de punto, por ejemplo, o en fulares, que salen hasta en la sopa). Y muchas cazadoras versión acolchada y de cuero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de septiembre de 2007