Reportaje:EMPIEZA EL CURSO

Los frutos del proyecto Grimm

Colegios privados, públicos o concertados de todas las comunidades autónomas participan en el proyecto Grimm, que persigue el uso de la tecnología en las aulas para una enseñanza más eficaz en el siglo XXI

¿Qué ocurre cuando se mete un ordenador en clase? Esta es la pregunta que se hizo hace 13 años un grupo de maestros de distintos colegios, tanto públicos como privados, y que constituyó el punto de partida del proyecto Grimm, cuya idea de base era aprovechar las posibilidades de la tecnología en todas las clases de infantil, Primaria, Secundaria y educación especial.

Los alumnos y maestros de Grimm suelen compartir sus experiencias e inquietudes en una web y en una lista de correo, su barrio virtual. Mariona Grané, profesora de la Universidad de Barcelona, define a Grimm como un "conjunto de maestros con proyectos pedagógicos distintos, pero unidos por el entusiasmo y un compromiso con la educación".

Más información

Un grupo de alumnos de 2º de ESO del colegio Erain, en Irún (Guipúzcoa), está grabando un vídeo para la asignatura de Educación Física explicando cómo hacer lanzamientos de peso, de disco y de jabalina.

"Se aprende mucho en la elaboración del guión con los contenidos del deporte. Durante el rodaje hacemos ejercicio, desarrollamos nuestras aptitudes para realizar vídeos y lo pasamos muy bien", explican algunos estudiantes.

En el colegio Erain los alumnos, desde 6º de Primaria hasta 2º de Bachillerato, utilizan el vídeo digital en casi todas las asignaturas para realizar sus trabajos.

"Lo importante es que el profesorado sepa cómo orientar cada experiencia de modo que los alumnos trabajen los contenidos a fondo antes de hacer sus películas", opina José Ignacio Mir Montes, director de Erain, quien opina que este medio de expresión aumenta la motivación de los alumnos.

"La pizarra mágica es mejor que la otra, porque es como un ordenador y hace muchas cosas. En la otra sólo se puede escribir", explica Pedro, de seis años y alumno de 1º de Primaria del colegio Irabia de Pamplona. "La utilizamos en Matemáticas, Lengua, Ciencias e Inglés y jugamos a La Oca y con el JClic", añade. El niño se refiere a la pizarra digital interactiva (PDI) que hay en su clase, conviviendo con la de toda la vida de tizas y borradores.

La PDI es un sistema tecnológico multimedia integrado por un ordenador, un videoproyector y un dispositivo de control de puntero que permite proyectar contenidos digitales en una superficie interactiva de gran formato.

"Escribir es difícil al principio, pero luego te acostumbras y es muy fácil", explica Javier, alumno de 6º de Primaria en Irabia. "Lo que más me gusta es que puedes conectarte a Internet y que los profesores nos preparan unas presentaciones superchulas".

Jesús María Elizari, profesor de Primaria del colegio pamplonés Irabia, al principio era reticente a la nueva pizarra: "Pensaba que iba a ser una cosa espectacular, pero poco práctica". Ahora que utiliza la PDI en clase de Lengua y Matemáticas, opina que el sistema tiene muchas ventajas.

"La interactividad no es la principal ventaja de la pizarra, pero sí que sea digital porque permite una presentación de los contenidos muy clara, inalcanzable con una pizarra normal". Elizari opina que es una cuestión de generaciones: "Los críos de hoy en día, bombardeados de imágenes, necesitan que un esquema, las partes de la flor, cualquier cosa que deban entender visualmente, esté presentado con categoría".

En el colegio Institució Montserrat de Barcelona, una cooperativa, se llevan a cabo proyectos para que los alumnos descubran el lenguaje audiovisual a partir de sus propias ideas y producciones, se familiaricen con este tipo de lenguaje y aumente en ellos el espíritu crítico y responsable.

Los alumnos de 1º a 4º de ESO son los protagonistas (actores, guionistas, cámaras, editores, etc.) de la serie Taquilla Abierta, que habla de encuentros, de amistad, de la adaptación de los nuevos alumnos al centro, de los nervios ante los exámenes, de flirteos, de amor, etcétera, y se puede ver en Internet a través del canal de televisión escolar (IMTV).

En el colegio barcelonés se ha aprovechado la tecnología podcast (archivos de sonido distribuidos mediante RSS, al que la gente puede suscribirse y descargarse contenidos para el móvil o MP3) para crear un canal de radio escolar y una libreta digital, en la que se pueden consultar miniunidades didácticas de Tecnología creadas por alumnos y profesores.

Otros chicos del coro

En el colegio Miralba, de Vigo, se acaba de poner en marcha el proyecto La Clase en el Bolsillo, un canal de podcast sobre el contenido de las asignaturas de Física y Química de 4º de ESO. Los alumnos se han encargado de preparar y redactar los guiones, de buscar los recursos apropiados (imágenes que ilustren el podcast, enlaces interesantes, etcétera) y pronto empezarán a grabar para colgar los podcasts en la web.La tecnología puede descubrir a nuevos Chicos del Coro. La experiencia Puntos Intrépidos, del colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca, surgió para dejar a los alumnos "decir lo que son a través de la música", explica Francisco Álvarez, profesor de Música, que recoge en su web más de 400 vídeos con las dotes musicales de sus alumnos. En todos estos colegios imparten clases profesores del proyecto Grimm (iniciado en 1994).

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de septiembre de 2007.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete