Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UPV cierra sus cursos con 7.000 alumnos por segundo año consecutivo

Ricardo Echepare cede la dirección de la cita a José Luis de la Cuesta

Tras diez semanas de actividad, los Cursos de Verano de la UPV cerraron ayer su 26ª edición con la asistencia de casi 7.000 alumnos, la misma cifra récord que alcanzaron el pasado año, coincidiendo con su 25º aniversario. Como ya había anunciado, el director de esta cita estival durante 23 años, Ricardo Echepare, deja el cargo por motivos familiares y cede el testigo al catedrático de Derecho Penal de la UPV José Luis de la Cuesta.

Los cursos han resultado "un éxito" tanto por el número de alumnos, que los sitúa en segundo lugar de este tipo de citas en toda España tras los de la Menéndez Pelayo en Santander, como por la satisfacción que aquéllos han reflejado en las encuestas, según subrayó ayer Echepare al hacer balance de esta edición. En su opinión, las claves de esta buena marcha son un programa concebido bajo las ideas de innovación y actualidad, la calidad del profesorado y la mejora continua de las actividades.

El alumnado ha sido predominantemente femenino (60%) y, como en ediciones anteriores, procedía sobre todo del País Vasco (73%). Un 18% llegó de otros puntos de España y el resto, del extranjero.

La composición del alumnado ratifica la tendencia de los últimos ejercicios, en los que ha ido descendiendo el número de estudiantes en favor de los profesionales. De esta forma, el 24% de los asistentes de este año era estudiante; el 66%, profesional, y el 10% restante, público de extensión universitaria. Estos datos representan una inversión respecto a 2000, cuando los estudiantes suponían el 63% de los alumnos.

¿Por qué se ha producido este cambio? Echepare recordó que el número de estudiantes fue creciendo en exceso porque los cursos se convirtieron en una vía para lograr créditos de libre elección. Sus responsables decidieron entonces dar un cambio de timón y orientar las actividades más a la formación de los profesionales, que han ido ganando protagonismo entre los alumnos.

Junto a este hecho, destacó otro que también marca tendencia: el cada vez mayor interés por asuntos próximos a las preocupaciones personales. De hecho, tras el congreso de modelos de investigación educativa, que reunió a 490 asistentes, los cursos más concurridos han sido La felicidad posible (364 alumnos) y Psicología clínica: depresión, trastornos bipolares y esquizofrenia (206).

Aunque tratará de seguir vinculado a los cursos estivales, Echepare deja su dirección. Tuvo palabras de agradecimiento para el equipo con el que ha trabajado y que ahora acompañará a De la Cuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2007