Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat dibuja una Tarragona con el tren alejado de la costa

El Plan Territorial prevé una estación en la plaza de Imperial Tarraco

Sin trenes en la costa. La Generalitat quiere eliminar el tren del litoral de Tarragona ciudad y trasladar la estación actual a la plaza de Imperial Tarraco. Todo a través de vías soterradas, en lo que debe convertirse en la estación central de un subsistema de Cercanías hoy inexistente y que haría llegar a largo plazo el tren a estaciones subterráneas situadas en los barrios de Torreforta y Bonavista, y a La Canonja.

El Plan Territorial del Camp de Tarragona es un dibujo con el que el Gobierno catalán, que ayer lo presentó, pretende guiar el crecimiento de la incipiente área metropolitana tarraconense.

El texto "tiene la fuerza de ser la decisión del Gobierno de Cataluña", indicó ayer el director de Mobilidad, Oriol Nel.lo, quien explicó que la propuesta de trasladar la vía del tren y la estación hacia la plaza de Imperial Tarraco permitirá aproximar el ferrocarril a un mayor número de habitantes. Al eliminar las vías actuales, este documento deja intactas las previsiones de Tarragona para reformar por completo la fachada marítima, en la que las vías del tren constituyen una barrera.

Cuando se apruebe el texto, cosa que la Generalitat prevé que suceda a final de 2008, tras recibir las aportaciones del territorio, los ayuntamientos lo deberán cumplir cuando planifiquen su crecimiento. Este futuro plan refuerza el sistema ferroviario debido al escasísimo uso actual del tren para desplazamientos entre las diferentes ciudades de la zona, y prevé la construcción de una gran estación en el norte de Vila-seca, en la que confluiría la línea Valencia-Barcelona con un nuevo sistema ferroviario entre Cambrils y Reus pasando por el aeropuerto.

Hasta hoy, varios municipios de la zona llamaban a este proyecto Tramcamp, y preveían que un tranvía público aprovechara las actuales vías férreas cuando desaparezcan por la puesta en marcha del nuevo Corredor Mediterráneo, pero el documento hecho público ayer no lo contempla con este nombre. El proyecto prevé también soterrar las vías en Reus y construir una nueva estación en el sector de Bellissens, en pleno crecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007