Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: "No me iré a mi casa si pierdo las próximas generales"

El líder del PP propondrá una reforma de la Constitución que no requiera referéndum

Los últimos escarceos en la carrera para la sucesión de Mariano Rajoy como líder del PP carecen de sentido si se cumple lo prometido por el propio presidente del partido. "Yo no me iré" en caso de no ganar los próximos comicios, anunció Rajoy, que aseguró que incluirá en su programa electoral una reforma constitucional "para garantizar la igualdad de los ciudadanos" y el cumplimiento de "compromisos internacionales".

El presidente del Partido Popular admitió que su valoración como líder en las encuestas es siempre inferior a la de su competidor, José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy aseguró que no tiene "la suerte, la fortuna o la desgracia, que no sé cómo calificarlo" del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, "al que los votantes de Eusko Alkartasuna, ERC, etcétera" le dan un seis. Sin embargo, aseguró que como dirigente obtiene "una valoración aceptable" entre los votantes socialistas, informa Europa Press.

Aún así, el líder del PP se mostró convencido de que su partido va a ganar las próximas elecciones generales. Esa convicción, según Rajoy, "es producto de los datos", es decir, que los sondeos internos del partido le dan la victoria. Pero también "de los conocimientos que uno tiene tras algunos años en la vida política". Esa futura victoria que augura Rajoy es, según el líder del PP, un hecho "bueno para España".

Sin embargo, en caso de que esa predicción no se cumpla y el PP no gane las generales ni Rajoy no sea el próximo presidente del Gobierno, el presidente del partido iniciará la próxima legislatura de nuevo como líder de la oposición. Interrogado sobre si se iría a su casa en caso de no ser el vencedor de los próximos comicios, respondió: "Yo no me iré". Después matizó su rotunda afirmación al conceder que "por supuesto" también "cuenta la opinión del partido". "En este momento cuento con su apoyo, me siento muy apoyado y eso es muy importante", aseguró Rajoy, quien añadió: "Al afrontar una campaña electoral, si uno se siente apoyado, te da más fuerza y más moral".

En las últimas semanas, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha postulado de nuevo para entrar en la lista al Congreso del PP por Madrid junto a Rajoy para "dar voz" a Madrid en el Parlamento. Algunos sectores del partido interpretan que ese movimiento desvela la candidatura a las más altas instancias del partido, entre ellas la presidencia, en caso de que no se cumplan las previsiones de Rajoy.

Para disipar temores, el líder del PP mostró firmeza al asegurar que él será el candidato a las próximas elecciones en contra de lo que se ha vaticinado desde el Partido Socialista. "Con absoluta franqueza; no tengo ningún temor sobre ese asunto, ninguno", afirmó. "Tengan los españoles la absoluta seguridad de que éste es un partido serio que funciona seriamente y no se dedica a hacer estas cosas. Luego hay analistas, como siempre", ironizó.

Fuera ya de los asuntos internos del partido, Mariano Rajoy se refirió a su programa electoral que, dijo, incluirá una propuesta de reforma constitucional que no será "agravada" y por tanto "no requerirá referéndum" para su aprobación, aunque sí "el quórum correspondiente en las Cortes Generales", es decir, tres quintos de cada Cámara.

Los objetivos de esa reforma, según el líder del PP, serían dotar al Estado de los "instrumentos necesarios para garantizar la igualdad de todos los ciudadanos", darle la capacidad "de cumplir con sus compromisos internacionales" y conseguir que pueda ejecutar "reformas rápidas que le permitan adecuarse a las circunstancias en un mundo tan cambiante como el actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de agosto de 2007