Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EN POCAS PALABRAS

"Bone es un cruce entre 'Bugs Bunny' y 'El Señor de los Anillos"

El dibujante Jeff Smith presenta una recopilación de las aventuras del popular personaje

Poco podía imaginarse Jeff Smith (McKees Rocks, Pensilvania, EE UU, 1960) que la aventura que comenzaba al autoeditarse el primer número de Bone en 1991 iba a durar nada menos que 13 años. Las aventuras de los tres primos Fone Bone, Phoney Bone y Smiley Bone consiguieron llegar al público muy rápidamente, gracias a esa mezcla entre la épica de las obras de Tolkien y el espíritu gamberro de los dibujos animados. Heredero de autores como Carl Barks o Walt Kelly, Smith ha sabido imprimir a sus obras un ritmo y un atractivo que, como decía la famosa revista, las convierten en lecturas ideales para niños de 9 a 99 años. Sin embargo, su doble faceta como autor y editor lo han convertido también en uno de los referentes más importantes del movimiento de cómic independiente en EE UU. Una vez finalizada Bone, Smith ha trabajado para la editorial DC dibujando a uno de los superhéroes más carismáticos del género, Shazam, el Capitán Marvel, una especie de Superman atrapado en el cuerpo de un chaval. Bone está siendo editada en España por la editorial vasca Astiberri, que en octubre lanzará el cuarto volumen a color de la obra junto con una edición de coleccionista en blanco y negro (el formato original con el que se publicó) que recopila los tres primeros volúmenes de la serie y más de un centenar de páginas de extras. Una extensa muestra sobre su obra, organizada por el Salón de A Coruña, se puede visitar hasta mañana.

Pregunta. ¿Cómo definiría a Bone?

Respuesta. Es difícil definir en una frase una obra que te ha llevado más de diez años, pero se podría decir que Bone es una mezcla entre los dibujos animados Bugs Bunny y El Señor de los Anillos.

P. Bone recupera el espíritu de los cuentos de toda la vida. ¿Era su objetivo desde el principio?

R. Siempre he querido contar historias como las que yo leía y recuerdo ahora. Historias como Huckleberry Finn, Don Quijote, que son universales y que transmiten ideas que cualquiera puede entender y disfrutar. Creo que los cómics son un medio ideal para contar estas historias y, por tanto, era un paso lógico. Es cierto que Bone, en ese sentido, tiene el mismo espíritu que los cuentos. Es un cuento, de hecho.

P. Desde el principio, optaste por autoeditar tus obras, huyendo de trabajar para los grandes, como Marvel o DC. ¿Qué ventajas tiene ser autor y editor a la vez?

R. Cuando trabajas para una gran editorial haciendo Batman o Spiderman, ellos son los dueños de los personajes y quieren controlarlo todo. Yo me siento mucho más cómodo en la autoedición, en la línea que comenzó el underground y que siguió con la edición independiente americana. Cuando yo me edito un tebeo, tengo un control total sobre la obra. Eso sí, es un proceso agotador, porque tengo que crear el tebeo y ocuparme de su impresión, distribución y venta.

P. Pero cuando acabó la obra quiso que una editorial potente como Scholastic editase la versión en color de Bone. ¿Por qué?

R. ¡Porque pueden vender mucho más! No, en serio, aunque es evidente que es una editorial que puede ayudarme a vender más, una de las razones principales es que está especializada en libros infantiles, y yo quiero que mis obras lleguen a los niños. Los niños ya no leen cómics, incluidos los míos, y creo que Scholastic puede hacer un gran trabajo en esa línea.

P. ¿Por qué tras Bone, una bandera de la independencia, ha pasado a trabajar para una de las grandes editoriales con el proyecto de Shazam?

R. He pasado un montón de años con Bone y estaba agotado, tanto física como emocionalmente. Al controlar todos los procesos me había implicado muchísimo con mi obra y necesitaba hacer algo diferente, con lo que divertirme. Y el Capitán Marvel era un personaje ideal, que recupera todo el espíritu de los cómics de la edad dorada de los cuarenta. Ha sido muy emocionante contar cosas con un personaje que me encantaba de niño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 2007