Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 kilómetros de cadena humana en Trives para pedir una autopista

Los manifestantes, pesimistas ante el escaso poder del rural orensano

Los 8.000 globos rellenos de helio que durante toda la noche del sábado infló una multitud de entregados voluntarios, fueron excesivos. Terras de Trives reclamó ayer el trazado de la autopista A-79 por la provincia de Ourense. El Gobierno la ha proyectado por Monforte (Lugo). La entusiasta cadena humana que habría de cubrir 16 kilómetros (de Pobra de Trives a Larouco en Valdeorras) apenas ocupó 10 kilómetros.

La organización reconoció el fracaso. "Esperábamos ocho mil personas y vinieron 4.000, pero es mucho para esta zona", asumió responsabilidades el presidente de la plataforma ciudadana, Alfredo Estévez.

En primera línea, al lado del congresista del PP orensano Celso Delgado, el ex presidente del colectivo ciudadano, Francisco José Fernández - que desde este cargo salió propulsado hacia la alcaldía amparado en las siglas de la Agrupación de Triveses Independientes (AIT) - amonestaba a los representantes de los partidos convencionales. "No se definen, se mantienen en la ambigüedad; es una absoluta falta de solidaridad", reprochaba a la vista del fracaso numérico el regidor trivés.

Pero lo cierto es que en la veintena de autocares que fueron depositando a los manifestantes a lo largo de la carretera (una especie de boa constrictor en el vientre de la sierra del Vivei) viajaban los alcaldes y representantes socialistas y nacionalistas de los ayuntamientos de la comarca amarrados a los globos amarillos y participando de una manifestación que tuvo más de romería de guinness que de acto reivindicativo.

Despoblación del rural

No hubo proclamas, ni pancartas, sino familias y colectivos varios que en grupos de cincuenta se apostaban en torno al mojón numerado por la organización en espera de hacer la cadena pertrechados con botellas de agua y bocadillos entonando canciones gallegas con buen ánimo mientras aficionados y profesionales grababan el acontecimiento.

"Los de Valdeorras, como siempre, se quedan fuera; esto es un asco, sólo política", espetaba José, un trivés residente en O Barco que contribuyó con su familia en el acto reivindicativo. "No lo vamos a conseguir", lamentaba echando un vistazo a los espacios en blanco que dejaba la cadena humana.

Sin embargo, reunir 4.000 personas en el monte en la zona más desploblada de Galicia no parece empresa fácil.

La plataforma ciudadana no se amilana. En el mes de septiembre se reunirán con la Demarcación de Carreteras de la Xunta "y aún esperamos conseguir su respaldo". El colectivo tiene un as en la manga, "los informes de técnicos de prestigio que avalan que la opción del trazado por Ourense es más rentable económicamente, tiene menor impacto ambiental y la intervención requiere de menos kilómetros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 2007