Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez inglesa ordena extraditar a tres etarras a petición del juez Garzón

La juez Caroline Tubbs ordenó ayer la extradición a España de tres presuntos miembros de ETA -Íñigo Albizu, Ana López Monge y Zigor Ruiz- tras desestimar con detallados argumentos cada punto de los alegatos presentados por la defensa en las sesiones judiciales celebradas en el Tribunal de Magistrados de la City de Westminster, en Londres. Los tres jóvenes, que siguieron la vista detrás de una cristalera, fueron retenidos en prisión una vez que sus abogados confirmaron su intención de recurrir la sentencia.

La juez Tubbs leyó ayer los argumentos de su sentencia, un documento de 27 páginas, por la que ordena la extradición de los tres presuntos etarras detenidos el pasado abril en la ciudad de Sheffield, donde residían desde una fecha indeterminada. Su detención respondió a una euroorden cursada por el juez Baltasar Garzón, el 23 de abril, en la que les acusa de ser miembros del comando Urederra de ETA. La petición de Garzón señala también que los tres acusados "vivían en Reino Unido a la espera de órdenes para atentar" en España, específicamente en el área de Santander. Sobre López Monge pesa una segunda orden, del juez Ismael Moreno, en relación con unos explosivos y detonadores localizados en un piso de Bilbao durante la investigación del atentado, en septiembre de 2002, en el que murieron dos activistas vascos.

Tubbs desechó todos los argumentos de la defensa: abuso del proceso legal por error de trámite o mala fe de los jueces españoles; riesgo de tortura o malos tratos en España para los acusados y nulas garantías de que la justicia española juzgue a los tres detenidos en Sheffield por otros delitos que los detallados en la euroorden.

No hubo dos euroórdenes

La juez hizo referencia a una información publicada en la prensa española en la que se afirmaba que Garzón tuvo que cursar dos ordenes al haber rechazado las autoridades británicas su petición original. Tubbs aceptó, sin embargo, los argumentos de la fiscalía al identificar dicha primera orden como un borrador. "No hay otras euroórdenes contra estos acusados y no hay base para inferir abuso de la fiscalía o una potencial infracción de especialidad" sentenció la juez.

"No hay grandes sorpresas en la sentencia. Vamos a apelar porque la juez no hace frente a los puntos entresacados por la defensa", señaló Iratxe Urizar, abogada de los tres jóvenes que ayer se desplazó a Londres. Urizar mostró su sorpresa por la inclinación de Tubbs a respetar el principio de la mutua confianza entre países miembros de la Unión Europea, en el que se asienta la reformada ley de extradición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 2007