El gobierno de Ferrol paraliza un campo de golf junto a la playa

La plaza de España, la urbanización de la fraga de Menáncara o el derribo del barrio de Recimil. A la larga lista de proyectos urbanísticos del anterior ejecutivo popular heredados y rechazados por el gobierno actual de Ferrol hay que sumar, desde ayer, otros dos que no llegarán a buen puerto: la piscina de Sartaña y el campo de golf en Covas.

El ejecutivo local de Ferrol, formado por la coalición PSdeG-Izquierda Unida, confirmó que no edificará un centro deportivo y de ocio sobre la pista polideportiva de Sartaña como planeaba la anterior corporación PP-Independientes por Ferrol (IF). Este punto figuraba entre los compromisos electorales del acuerdo suscrito en junio entre las dos formaciones de izquierda para conformar un gobierno de coalición en la ciudad. Además, el equipo de Vicente Irisarri revocará un acuerdo plenario aprobado en mayo por PP e IF donde se daban los primeros pasos para la creación de un campo de golf en Marmadeiro (Covas), a pocos metros del litoral ferrolano.

Ambas decisiones se adoptaron ayer en una Xunta Local del gobierno ferrolano y se debatirán en pleno el próximo 28 de agosto en la sesión ordinaria de fin de mes. Los populares y sus socios de gobierno habían aprobado y adjudicado a la empresa Servicio el anteproyecto para la construcción de un centro deportivo en Sartaña. El complejo incluía una piscina de pequeñas dimensiones que desató las iras de los vecinos. Durante meses, un nutrido grupo de afectados se manifestaron en repetidas ocasiones contra un proyecto que definían como "una bañera en un patio de luces" y reclamaron su traslado a la zona del Bertón.

Urbanismo "respetuoso"

El edil de Urbanismo, Ángel Mato, aseguró ayer que el gobierno local desestimará definitivamente este proyecto para abrir, a continuación, un concurso de ideas que posibilite la urbanización de esta pista deportiva. Mato instó a los vecinos del barrio de Ultramar a que "aúnen esfuerzos" en la búsqueda de soluciones para un espacio "reducido y deteriorado". El concejal socialista señaló que en este caso la posible responsabilidad patrimonial del ayuntamiento "es muy limitada" o prácticamente inexistente.

El regidor socialista, Vicente Irisarri, anunció que el gobierno tampoco seguirá adelante con un proyecto para la construcción de un campo de golf de 59 hectáreas próximo a las playas de Ponzos y Santa Comba, que el ejecutivo anterior impulsó en pleno tres días antes de las municipales. Tras mantener sendos encuentros con los responsables de Costas y Medio Ambiente de la Xunta, Irisarri fue ayer tajante al asegurar que las opiniones "son unánimes". "No cabe pensar en Marmadeiro para ubicar un campo de golf", declaró el regidor, que apostó por un urbanismo "moderno y respetuoso" que construya "sin invadir zonas sensibles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de agosto de 2007.