Reportaje:Fútbol | Internacional

"Hemos mejorado la presión"

Rijkaard elogia al Barça tras cerrar con una goleada en Hong Kong una gira en la que ha sobresalido el joven Giovani

El Barcelona cerró ayer su gira por Asia, un periplo que algunos jugadores criticaron por los diez días de viaje con más de 24.000 kilómetros recorridos. Más allá de los resultados, tres victorias sobre rivales muy inferiores (0-3 ante el Beinjing Gouan, chino; 0-1 frente al Yokohama Marinos, japonés, y 0-4 ayer contra el Missions Hills, también chino), ha servido para comprobar la fulgurante irrupción del mexicano Giovani Dos Santos, máximo goleador de la pretemporada azulgrana con cuatro tantos, por delante de Ronaldinho. No era lo previsto. El Barça fue a China y Japón confiado en asistir a la recuperación definitiva de su gran fichaje, el francés Henry, y regresa con una nueva estrella.

Aunque sólo jugó media hora, el mexicano logró su cuarto gol de la pretemporada

Pese a los largos vuelos, las altas temperaturas y las condiciones de humedad extrema que han soportado los barcelonistas, el técnico, Frank Rijkaard, se marchó feliz de Hong Kong tras disputar el último encuentro ante el Missions Hills, un combinado de los dos equipos de la ciudad.

"Me quedo con un detalle", dijo Rijkaard; "la presión del equipo ha crecido. Tenemos aún tiempo para continuar trabajando. La gira ha sido una buena prueba". El holandés se mostró muy satisfecho con la evolución y destacó que el nuevo tridente -Ronaldinho, Eto'o y Henry- " está creciendo cada día". "Han hecho buenas cosas, jugando con presión y compañerismo", puntualizó.

Aun así, Rijkaard resaltó que hay aspectos que mejorar a pesar de que sólo hizo un cambio ayer ante el Missions Hills respecto al once inicial que presentó ante el Yokohama al colocar en el campo al lateral zurdo Abidal en vez de a Sylvinho. Un dato que no pasó inadvertido. Parece que tiene ya un equipo en la cabeza aunque lo niegue. "No existe ningún once tipo", aclaró refiriéndose a Gabi Milito, Messi y Márquez,tres candidatos a la titularidad y que no viajaron a la gira por haber jugado la Copa América con Argentina y México.

La victoria de ayer del Barça fue la más clara de las tres conseguidas. Con un ojo puesto en el tifón por si volvía a aparecer, jugó con 24 horas de retraso el último amistoso antes de regresar de inmediato a España. No tuvo apenas oposición en el Missions Hills. Ronaldinho, Eto'o y Henry agradecieron la debilidad de sus rivales porque les permitió, por primera vez y durante una hora, lucirse y trenzar jugadas de peligro insinuando lo que pueden mostrar juntos con permiso de Messi, el cuarto delantero en discordia.

Pero hay alguien que no se queda atrás: Giovani. El mexicano saltó al campo después de que se retirara el trío de estrellas. Jugó sólo media hora. Un tiempo suficiente para que marcara un gol por cuarto partido consecutivo y se convirtiera en el máximo goleador de la pretemporada.

Gio volvió a mostrarse infalible. No le faltan incondicionales: dice el gaúcho que el mexicano es un grandísimo jugador y Víctor Valdés opina que tiene uno de los mejores uno contra uno del mundo. Lo cierto es que no suele fallar.

¿Y Henry? Rijkaard quiso ayer mimarle y, por primera vez en esta pretemporada, le alineó más de media parte. Y el francés correspondió con un gol de cabeza espléndido a pase de Eto'o.

Tras la gira, el Barça regresa la próxima semana al mundo real, en el que no les esperan tantas facilidades. El miércoles jugará su primer amistoso serio antes de que empiece la Liga. Le aguarda el Bayern Múnich.

Eto'o y Henry se abrazan tras uno de los goles al Missions Hills.
Eto'o y Henry se abrazan tras uno de los goles al Missions Hills.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50