Polonia celebrará elecciones anticipadas para salir de la crisis

El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, acordó ayer con el principal partido de la oposición, la liberal Plataforma Cívica, celebrar elecciones parlamentarias anticipadas, probablemente en octubre, para salir de la crisis política que padece el país.

Tras una reunión de más de cuatro horas, el líder de la oposición, Donald Tusk, comunicó que tanto él como el presidente estaban de acuerdo en la necesidad de anticipar los comicios, que consideraban "inevitables". El jefe de la Cancillería del presidente, Michal Kaminski, aseguró que ambos políticos coincidieron en que las elecciones deberán celebrarse lo antes posible, pero de manera que no constituyan un trastorno para el funcionamiento eficaz del Estado. Se acordó que antes de que se disuelva el Parlamento, el Legislativo deberá aprobar toda una serie de leyes urgentes, entre ellas la que adaptará a Polonia para su adhesión al acuerdo europeo de Schengen.

Tusk añadió también que acordó con el presidente de la república la celebración de una campaña electoral moderada y exenta de agresividad. "Pienso que nuestro encuentro ha sido decisivo para la puesta en marcha de los procedimientos que necesitamos para acabar con la crisis, dar a los polacos la calma que se merecen y crear condiciones óptimas para que puedan elegir un Parlamento mejor", dijo. "En la sesión que celebrará el Parlamento el 22 de agosto, se aprobarán las leyes más urgentes, mientras que la decisión de disolver la Cámara Baja, el Sejm, medida indispensable para anticipar las elecciones, la adoptaríamos en la siguiente sesión del Legislativo, prevista los días 5, 6 y 7 de septiembre", agregó Tusk.

Destituciones

La crisis política polaca fue desencadenada el pasado mes cuando el hermano del presidente, el primer ministro Jaroslaw Kaczynski, destituyó al ex viceprimer ministro y ministro de Agricultura, Andrzej Lepper, líder de Autodefensa, acusado de recibir sobornos para recalificar terrenos destinados a la explotación agrícola.

La oposición pidió la convocatoria de elecciones para resolver la crisis, pero los Kaczynski intentaron salvar la coalición tratando de convencer a los ministros de Autodefensa de que abandonasen a su líder y permaneciesen en el Gobierno. Sin embargo, Autodefensa se opuso al presupuesto y finalmente rompió la coalición, con lo cual la conservadora Ley y Justicia (PiS), de los gemelos Kaczynski, y la ultracatólica Liga de las Familias Polacas quedaron en minoría en el Parlamento.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La crisis se agravó aún más cuando, el pasado miércoles, el primer ministro destituyó al ministro del Interior, Janusz Kaczmarek, a quien considera sospechoso de haber alertado a Lepper de que estaba siendo investigado por la Oficina Central Anticorrupción (CBA). Los conflictos en el Gobierno están pasando factura al PiS en las encuestas. Los últimos sondeos le sitúan a más de 10 puntos de Plataforma Cívica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS