Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Intolerancia

Llegó el verano y el sofocante calor, así que el pasado viernes tomé a mi compañero de aventuras, mi perro Gibrán, y nos marchamos a Tarifa (Cádiz). Mochila, tienda y necesidad de mar, pero no fue fácil y no sé por cuánto tiempo más podré disfrutar esta libertad, mientras siga creciendo la intolerancia en nuestra sociedad.

En la mayoría de los países de la UE se permite entrar y salir con perros y gatos sin demasiados problemas debido a su extendida cultura animal y, por norma, adiestran a sus perros. En España no ocurre lo mismo: poca gente se preocupa por educar a su animal y pagamos justos por pecadores. A veces me hacen sentir como si viajase con un ser infecto. Tan sólo un 19% de los hoteles en España admiten mascotas y cada día los admiten en menos cámpings. En playas, prohibidos durante verano, aun cuando cumplan todas las normas exigidas (correa, bozal y cartilla al día) y exigibles (adiestrado en obediencia), y en la ciudad, con ellos no se puede usar el transporte público, ni entrar en bares, tiendas o museos.

En España no se puede vivir en libertad si se comparte la vida con alguno de estos entrañables seres, y más vergonzoso aún es que invidentes y discapacitados vean limitados sus accesos por acompañarse de sus fieles compañeros. Yo me pregunto cómo han conseguido en gran parte de Europa convivir normalmente con ellos. ¿Quizá porque su cultura y respeto les lleva a hacerse responsables del comportamiento de sus mascotas? Nos queda aún mucho por aprender y ya no sé bien cómo sobrellevar la intolerancia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS