Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL RINCÓN DE JULIETA VENEGAS

La sencillez animada con un trago del mejor tequila

Si disfruta de una carrera acompañada de éxito, una cantante apenas tiene tiempo para disfrutar de su rincón favorito en verano. El calendario de festivales obliga a pasar mucho tiempo en la carretera. Para estar a gustito, sólo queda adaptarse con un toque personal al camerino de turno. Julieta Venegas no tiene problemas para sentirse cómoda: es ajena a caprichos de divas. Ni rituales, ni decoraciones barrocas y efímeras. Todo muy sencillo. "En México cargamos el tequila. Me gusta beber una copa del bueno antes de actuar", explica Venegas, que suele viajar sin asistentes de imagen. Le basta sentirse arropada por su equipo, montones de libros y las fotos de familiares que guarda en la memoria de su iPod. "Ni siquiera llevo joyas, porque las pierdo. Me pasó con unos aretes. Por eso me ha dado por los collares de plástico", remacha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 2007