Reportaje:

Arrollados a 150 ante la discoteca

Dos muertos y siete heridos al ser embestidos por un joven que conducía ebrio a las 6.45 en un polígono industrial de Huesca. A una de las víctimas le han sido amputadas las piernas

La despedida de vacaciones acabó de la peor forma. Eran las siete menos cuarto de la mañana. Una treintena de personas acababa de salir de la discoteca Manhattan, en el polígono industrial de la Ronda de la Industria, en Huesca. La mayoría de ellos se conocían (la ciudad no llega a 50.000 habitantes) y charlaban a las puertas del local, esperando un taxi o despidiéndose. Hasta que se coló en la escena un Renault Megane, conducido por un joven de 22 años, ebrio, que circulaba entre 150 y 160 kilómetros por hora. Lo que pasó a continuación fue una pesadilla: el coche enfiló la recta donde está la discoteca y arrolló el grupo. Dos personas murieron y siete resultaron heridas, tres de ellas de mucha gravedad. Una ha perdido las dos piernas y está ingresado en la UCI del hospital Miguel Servet de Zaragoza. Todos eran vecinos de Huesca. La escena resultó dantesca, tal y como resumió un cámara de Localia Huesca. Cuando los servicios sanitarios llegaron al polígono, se encontraron con miembros amputados, sangre y desolación.

Víctor Manuel Gómez Rivero circulaba ebrio, triplicaba la tasa de alcoholemia permitida, según la prueba que le practicó la policía. En las horas previas nadie le paró para someterle a un control. Aquella noche no los hubo, según reconoció el concejal de seguridad.

Tras pasar por encima del grupo, que según explica un amigo de uno de los heridos "no tuvieron tiempo a reaccionar", el coche se empotró contra una furgoneta. La parte delantera del turismo quedó como un papel arrugado, pero su conductor, que ha sido sometido a análisis toxicológicos, salió ileso. El joven está detenido en la Comisaría Provincial de Huesca. Allí seguirá hasta mañana, cuando pasará a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de la capital oscense.

La ciudad está conmocionada. Hoy, en la parroquia del Perpetuo Socorro, se celebrará el funeral por Benito Ríos, de 27 años. Javier Pérez Porte, de 40 años, es la otra víctima mortal.

El herido con peor pronóstico es José Antonio Rodríguez, de 31 años, que permanece en la UCI: se le han amputado las dos piernas y padece graves afecciones neurológicas. Francisco Carruesco Jiménez, de 33 años, es el segundo herido de más gravedad. Está ingresado en el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, donde le han operado porque "casi se abre la cabeza", explicó su tía Julia Carruesco.

Francisco fue el viernes por la noche a cenar con compañeros de la empresa donde trabaja como representante para despedirse antes de las vacaciones. Entre las víctimas también hay trabajadores de Cruz Roja que salieron juntos por la misma razón.

El tercer herido muy grave, Miguel Ángel Leris Mañas, de 28 años, tiene fracturadas las cuatro extremidades y está ingresado en la UCI del Hospital San Jorge de Huesca.

Durante todo el día de ayer pasaron por este centro hospitalario decenas de familiares y amigos de los cinco heridos que están ingresados allí. A Fernando Omiste, de 44 años, "le tienen que operar de múltiples fracturas", explicaron amigos de la familia. Su pronóstico es grave, como el de Santiago Mainer, de 21 años. Los otros dos ingresados en este hospital -María del Mar Fumaral y Javier Alós- sufren heridas leves.

A diferencia de sus víctimas, el conductor del Renault Megane apenas se lesionó. Quienes le vieron ya detenido sólo apreciaron una gasa en su barbilla.

"Nunca olvidaré lo que vi", aseguró el gerente de la sala Manhattan, Miguel Otero, que salió del local en cuanto oyó los gritos posteriores al choque. El Ayuntamiento celebró una Junta de Portavoces extraordinaria. El concejal de Seguridad, Luis Felipe, reconoció que esa fatídica noche no hubo controles de alcoholemia en la zona. El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, el alcalde de la capital, Fernando Elboj, y la consejera de Salud, Luisa Noeno, visitaron a los heridos. Noeno fue rotunda y en tono enérgico aseguró: "Una noche de diversión es una noche de diversión y no puede terminar en tragedia. Con muertos y heridos; con personas que quedan discapacitadas y que deben cambiar todo su esquema de vida".

Éste ha sido uno de los siniestros de tráfico más graves ocurridos en Huesca. Tras este accidente está la polémica del traslado de las zonas de ocio a los polígonos industriales. A la medida impulsada por el Ayuntamiento para evitar las quejas de los vecinos del casco urbano se oponen los empresarios. Esta legislatura, el PSOE gobierna con el Partido Aragonés, que es contrario a esa medida.

Asistentes sanitarios y bomberos atienden a dos de los heridos arrollados ante la discoteca Manhattan.
Asistentes sanitarios y bomberos atienden a dos de los heridos arrollados ante la discoteca Manhattan.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50