Fotonoticia:Una ciudad averiada

La iluminación de la Sagrada Familia enciende los ánimos de los vecinos

El pasado martes por la noche las luces que iluminan la Sagrada Familia volvieron a encenderse. Este hecho indignó a los vecinos que viven cerca del templo, ya que se disponían a pasar su segunda noche sin corriente. Un centenar de ellos salieron a la calle y a sus balcones para protestar con una sonora cacerolada por lo que consideraban un agravio comparativo. "Nuestro generador se disparó de repente, pero tampoco creo que sea un problema que un monumento tan importante esté iluminado", se defendió el presidente del Patronato de la Sagrada Familia, Joan Rigol. Para evitar nuevas protestas por este motivo, el Ayuntamiento pidió ayer a los responsables del templo que se abstuvieran de encender las luces hasta que todos los ciudadanos tuviesen garantizado el suministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de julio de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50