Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Motociclismo | Gran Premio de Estados Unidos

Stoner enciende Laguna Seca

El piloto australiano de Ducati amplía su ventaja en el Mundial mientras Pedrosa se conforma con la quinta plaza

Una llamarada encendió ayer las colinas peladas que esconden el circuito de Laguna Seca. La Ducati de Casey Stoner. El australiano consiguió su sexta victoria de la temporada y, con un discurso tan majestuoso como contundente, adornó con un lacito un fin de semana para enmarcar. Además de liderar todas las sesiones de ensayos, Stoner se adjudicó la pole position y la vuelta rápida de la carrera (19). Sólo él podía ser capaz de romper el maleficio de la pole; aquél que esta temporada había impedido que el mejor colocado en la parrilla de salida obtuviera su recompensa en la carrera. Ayer sí ganó Stoner, y su triunfo tuvo las mismas hechuras que los cinco anteriores: una buena salida, un ritmo infernalmente rápido desde el primer instante y una constancia maciza hasta que el comisario ondeó la bandera de cuadros. Nadie pudo frenarle.

El podio lo completaron Vermeulen y Melandri, que correrá en Ducati la próxima temporada

Hasta que a principios de año firmó por la fábrica italiana, le conocían por sus tremendos castañazos

Ni siquiera Dani Pedrosa, que se le coló en el momento de la salida. Un espejismo. El motociclista aussie, capaz como es y confiado como se expresa, esperó a que el alboroto inicial se calmara y cuando la carrera recuperó el pulso se echó encima del español. Por más que trató de taparle los huecos, Stoner lo enfiló en un visto y no visto. Y adiós. Fue encontrarse con aire limpio y salir enchufado, ligero pero, sobretodo, muy cómodo. Tras una colección de vueltas rápidas, sólo el australiano Chris Vermeulen, que pronto (vuelta 4) rebasó a Pedrosa, pudo resistir su ritmo. Aunque fuera por un ratito.

La velocidad de crucero que fijó el motorista de Ducati siempre fue un mínimo de cuatro décimas más rápida que la de sus oponentes y, al traspasar el ecuador de la carrera (vuelta 16), su compatriota se aflojó y le dejó escapar. En un circuito tan corto de cuerda como el californiano (3.610 metros), la diferencia entre los más rápidos y los que no lo son tanto está distribuida por toda su superficie. En los dos tramos rectos que presiden: uno en bajada y otro en una inclinada rampa de subida. En las frenadas. Pero, sobre todo, a la salida de cada viraje. Es entonces cuando los pilotos accionan el comando del acelerador y entra en juego el control electrónico de tracción, un elemento que ha adquirido una importancia tan definitiva como el salto de calidad que ha dado Stoner en sólo unos meses.

Hasta que a principios de año fichó por la fábrica italiana, este rubiales con cara de niño -con 21 años es el piloto más joven de MotoGP- era más conocido por los tremendos castañazos que se atizaba que por sus méritos deportivos. Pero fue subirse a la Desmosedici GP7 y su rendimiento experimentó un subidón tan radical que lo ha colocado como el candidato más firme para cantar el alirón. Gran parte de la culpa la tienen Magneti Marelli y Bridgestone. A la combinación moto-electrónica-neumáticos se ha unido el piloto, justo a tiempo para darle empaque a la historia.

Subido a una flecha de color rojo, Stoner ha resultado hasta ahora inalcanzable para sus rivales, que asisten a sus fugas cada vez más continuas. La última, ayer, en una pista que históricamente había dictado sentencia a favor de los oriundos. Tras la victoria que consiguió el italiano Luca Cadalora en 1995, Stoner se convierte en el segundo extranjero que se impone en la pista californiana, en la categoría pesada. Encendido como circula no atiende a razones, y mucho menos si son de cariz topográfico. Cuando se enfunda en el mono, se pone el casco y sale a la pista, su instinto le hace rodar ligero desde el primer momento. Fue el más rápido el viernes y repitió el sábado. Y en el warm-up, el calentamiento previo a la carrera, se sacó de la chistera una vuelta meteórica con la que mejoró en tres décimas el tiempo que le sirvió la pole position.

El podio lo completaron Vermeulen y Marco Melandri, que confirmó su fichaje por Ducati para la próxima temporada. Cuando terminó la carrera, toda la hinchada estadounidense que rebosaba los campings del circuito rindió pleitesía a Stoner. No a él. Y es que ayer Casey Stoner encendió Laguna Seca.

Resultados de la carrera (11 de 18): 1. C. Stoner (Aus. / Ducati), 44h 20,325s. 2. C. Vermeulen (Aus. / Suzuki), a 9,865s. 3. M. Melandri (Ita. / Honda), a 25,641s. 4. V. Rossi (Ita. / Yamaha), a 30,664s. 5. D. Pedrosa (Honda), a 35,622s. 14. C. Checa (Honda), a 1m 15,366s. General del Mundial de MotoGP: 1. C. Stoner, 221 puntos. 2. V. Rossi, 177. 3. D. Pedrosa. 155. 4. C. Vermeulen. 113. 5. M. Melandri, 113.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2007