Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER VILLA | Ganador en Nürburgring en GP2 | Automovilismo | Gran Premio de Europa

"Me gustan los pilotos muy fríos"

César Villa y Macarena García no tardaron en darse cuenta de que en casa vivía un niño enamorado de la velocidad y muy competitivo. A los ocho años, comenzó a correr en karting en el campeonato nacional. A los 15 brilló en el Racing for Spain, un programa de la Federación Española de Automovilismo. Así dio el salto a los monoplaza: Fórmula júnior, Fórmula 3 y GP2 en 2006. Javier Villa (Loroñe, Asturias, 5 de octubre de 1987) se convirtió hace dos semanas en Magny-Cours en el primer español que gana una carrera en la antesala de la fórmula uno. Y ayer repitió triunfo en el circuito de Nürburgring, pese a ser el piloto más joven de toda la parrilla de GP2.

Pregunta. ¿Por qué cuesta tanto meter cabeza en este mundo?

"Los primeros años fueron muy difíciles. Hace diez que en mi casa no hay vacaciones"

"Alonso y yo tenemos una progresión similar: jóvenes, asturianos y pasamos por el 'karting"

Respuesta. Hay muchos factores. Uno de ellos, fundamental, es el dinero. Para correr en karting es muy difícil encontrar patrocinadores porque apenas hay repercusión. Al subir de categoría, en monoplazas, la cosa cambia. Cada vez son más las empresas que quieren apoyar este deporte. Correr en GP2 es muy caro, aunque siempre hubo gente que me apoyó y que me echó una mano. Puedo decir que tuve suerte. Nunca he estado pendiente de ver qué podía pasar. Mi única preocupación es correr.

P. ¿Cuánto se ha sacrificado su familia?

R. Es muy complicado hacer la suma de lo que se han gastado. Hace 10 años que en casa no hay vacaciones. Llegó un momento en que había que apostar por mi carrera deportiva y ver hasta dónde podía llegar, y mis padres lo dieron todo. Los primeros años fueron muy difíciles. Al hablar de GP2, el presupuesto que pueda venir de casa no hace nada, no cubriría ni los gastos de tres carreras. Ahora deben ayudarme desde fuera: empresas, instituciones... Sin ellos, no podría seguir corriendo. Detrás de mí hay un montón de gente. El resultado final depende de todos ellos, desde el que llega con el camión hasta el que hincha las ruedas.

P. ¿Cómo compaginó su carrera deportiva con los estudios?

R. Fue agotador. Terminé segundo de bachiller y ese último año fue muy difícil. Mis compañeros me pasaban los apuntes y me explicaban todo; además, los profesores tuvieron que cambiarme las fechas de todos los exámenes. Lo saqué poco a poco, como pude. Estudié el Bachillerato. Ahora estoy con el inglés, fundamental para el mundo de las carreras.

P. Ha competido con Hamilton -líder del Mundial de formula uno- y con Sebastian Vettel, piloto de BMW. ¿Esperaba la progresión de Hamilton?

R. Conocí a Hamilton en la GP2 el año pasado. Fue rápido al principio de temporada, pero luego tuvo problemas y desde entonces Timo Glock fue el piloto que más puntos hizo. Sabía que en fórmula 1 iba a ir rápido pero no contaba, sinceramente, con que la cosa fuera a ir así. Este año está haciendo un gran campeonato, no ha hecho un fallo durante una carrera. Cuando fue más rápido, ganó, y cuando fue más lento, aguantó lo que tenía... El año pasado no era así, lo está haciendo mucho mejor. No es fácil valorar a los pilotos, porque hay años que salen bien y otros en los que se obtienen peores resultados aunque el piloto siga siendo el mismo. Depende de la relación del piloto con el equipo, de la forma de trabajar de ambos. Cuando no encaja, cuesta obtener un coche competitivo.

P. ¿A usted le ayuda el fenómeno Alonso?

R. Sí. Él dio a conocer el deporte, despertó el interés en España por el motor. Eso va abriendo puertas, abriendo caminos y hace que no sea un deporte extraño, sino conocido y famoso. Mi objetivo es llegar a la fórmula uno. Voy muy bien GP2 y ¡tengo 19 años! El año que viene todavía no sé en qué correré. Me quedan unos años para ir con calma.

P. ¿Se compara con Alonso?

R. No me gusta comparar a dos pilotos. Cada uno conduce de manera diferente. Es cierto que tenemos una progresión similar, los dos somos jóvenes, asturianos y hemos pasado por el karting y las categorías inferiores con éxito.

P. ¿A quién admira?

R. Michael Schumacher siempre me gustó. Empecé y él estaba ahí. Llegué a conducir un monoplaza y seguía ahí. Me gustan los pilotos que no se vienen abajo, que tiran adelante con sus problemas, tienen las ideas claras y son muy fríos. Michael, aquellos dos últimos años que rodaba lento y el equipo tenía problemas, con 36 años y un montón de campeonatos encima, aguantó y tiró hasta que volvió a salir adelante. Es digno de admirar.

P. ¿Lo mejor y lo peor de su profesión?

R. Me gusta todo, me gustan los coches, estaría metido en un fórmula todo el día, es mi trabajo. Los viajes es lo único que se me hace pesado. No son viajes de conocer mundo, sino del circuito al hotel y del hotel al circuito. No tengo tiempo para nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2007