Reportaje:GENTE

Los famosos cuelgan el cartel de "se vende"

Cameron y Trump piden por sus casas cifras millonarias

El director de cine James Cameron, ganador del Oscar al mejor director en 1997 por la película Titanic, es uno de los últimos personajes famosos que ha puesto en venta alguna de sus millonarias propiedades inmobiliarias. Cameron ha decidido desprenderse de su rancho en Malibú, California, por la cantidad de 18,6 millones de euros. Detrás de la venta está su nueva película Avatar, a la que piensa dedicar la mayor parte de su tiempo en los próximos años. El director, que ha bautizado la propiedad como Tranquility Base, adquirió el terreno a comienzos de la presente década para construir su residencia de descanso y retiro familiar. Pero no se llegó a poner ni un ladrillo. El rancho, situado en las laderas de las montañas de Santa Mónica, junto a su bahía y la costa de Malibú, comprende siete parcelas, contiguas e independientes, que suman 370 hectáreas y que forman un cañón aislado que cuenta con bosques de robles y flora autóctona, señalan en CB Richard Ellis, consultora que gestiona la venta.

Más información
A la venta la mansión de 'Ciudadano Kane'
Vecinos de Malibú defienden a sus famosos

Por muchísimo más vende su casa de Palm Beach (Florida) el magnate Donald Trump. La Maison de l'Amitié, o casa de la amistad, cuesta nada menos que 125 millones de dólares (más de 91,7 millones de euros) y es la tercera más cara del mundo, según la revista Forbes. Jugosas plusvalías se va a llevar Trump si consigue encontrar comprador, ya que se hizo con ella en 2004 en una subasta pública por apenas 41,25 millones de dólares (más de 31 millones de euros). Aunque es cierto que el multimillonario ha invertido algunos millones de dólares en hacer unos arreglitos. Y es que el lujo, los caprichos y, por qué no, las excentricidades, son un común en este tipo de mansiones. Tras una reforma integral, la mansión, que suma más de 5.000 metros cuadrados de superficie, luce baños con azulejos de mármol y grifos de oro, una sala de baile, una piscina de 33 metros y un conservatorio. En la casa, que tiene más de 100 metros de frente de playa, se distribuyen nueve habitaciones y nueve baños y en el salón principal destaca el techo con bóvedas de cristal. Luego hay otros ocho dormitorios más repartidos en otros inmuebles (la casa de la piscina, la de la cancha de tenis, etcétera).

En la localidad de Tranquility, en las orillas del lago Tahoe, en Nevada (Estados Unidos), se ubica la mansión del socio fundador de la cadena de ropa Tommy Hilfiger, Joel Horowitz, que vende su propiedad de 85 hectáreas por 100 millones de dólares (casi 73,5 millones de euros).

Impresionante es el ático propiedad del escritor Martin Zweig, famoso por libros del tipo Cómo ganar en Wall Street, que está a la venta por 70 millones de dólares (51,3 millones de euros). Se trata de un tríplex que ocupa los últimos pisos de uno de los hoteles más lujosos de Nueva York, el hotel Pierre. El "pisito" incluye el salón de baile original del hotel (ahora un salón con ventanales de seis metros con vistas de la ciudad), biblioteca, bodega y baños de mármol. Según Forbes es la octava casa más cara del mundo.

Pero no todas las viviendas de las "celebridades" tienen precios tan astronómicos. Algunas ni siquiera alcanzan los 10 millones de euros. Slash, el guitarrista de la banda Guns N' Roses, vende su mansión de Hollywood, Los Ángeles, por casi siete millones de dólares (5,1 millones de euros). Y casi "asequible" es la casa que la actriz Natalie Portman ha puesto en venta por más de dos millones de dólares (1,5 millones de euros).

Donald Trump (izquierda) y James Cameron.
Donald Trump (izquierda) y James Cameron.

Sobre la firma

Sandra López Letón

Redactora especializada en el sector inmobiliario, del que informa desde hace más de dos décadas. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en EL PAÍS. Actualmente, escribe en el suplemento de información económica 'Negocios'. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS