Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero ofrece a Sevilla que encabece la renovación del socialismo valenciano

La actual dirección del PSPV reacciona con recelo ante las sugerencias del presidente

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, intervino ayer directamente en el PSPV-PSOE cuando pidió, según fuentes gubernamentales, al ministro de Administraciones Públicas Jordi Sevilla que encabece la renovación del socialismo valenciano. Sevilla, uno de los ministros cesados en la remodelación de Gobierno anunciada ayer, prometió pensarlo. En Valencia, este gesto causó desconcierto y nerviosismo. La vicesecretaria general Isabel Escudero dijo que el partido tiene "una hoja de ruta", que lidera Ignasi Pla y pidió que se congele el debate sucesorio.

El sobresalto en la dirección socialista valenciana fue mayúsculo cuando el presidente del Gobierno, en una comparecencia pública en la que anunció la remodelación de su gabinete, dijo, en respuesta a la pregunta de una periodista, que le parecía "una muy buena idea" que Jordi Sevilla, recién destituido como ministro de Administraciones Públicas, pueda ocupar alguna responsabilidad en el PSPV-PSOE. Poco después trascendía la conversación de Zapatero con Sevilla, en la que el presidente no sólo le anticipó los cambios del gabinete sino que le pidió que encabezase la renovación del socialismo valenciano.

El anuncio de Zapatero corrió como la pólvora en la federación valenciana. Los teléfonos no cesaban de comunicar y una hora después el partido anunciaba una comparecencia pública de la vicesecretaria general, Isabel Escudero, "para valorar los cambios en el Gobierno". Escudero mostró su satisfacción por el nombramiento del científico valenciano Bernat Soria como nuevo ministro de Sanidad y de Sevilla dijo que ha sido "la voz de los socialistas valencianos durante su etapa al frente del ministerio". Fue al final, a preguntas de los periodistas, cuando la vicesecretaria socialista lanzó un mensaje con el propósito de serenar los ánimos y frenar las especulaciones acerca de una posible crisis interna del partido. Según Escudero, el PSPV-PSOE tiene una "hoja de ruta marcada, que encabeza [el secretario general] Ignasi Pla y que nadie va a definir por nosotros", apostilló.

El secretario de Organización del PSPV-PSOE, Vicent Sarrià, enviaba a Blanquerías un mensaje de tranquilidad, asegurando que Ferraz no estaba detrás de esta operación. Aquellos que pensaron en un primer momento en una gestora liderada por Sevilla, como sucedió tras el 28-M con Rafael Simancas en Madrid, descartaron pronto este escenario. El recambio, si prospera, necesita de cierto tiempo, pero el proceso parece en marcha después de las declaraciones de ayer del presidente.

En cualquier caso, las especulaciones en torno al papel que puede jugar a Sevilla animaron a muchos cargos socialistas a pronunciarse. Rafael Rubio, secretario general del partido en Valencia, dijo que el ministro -con el que ha tenido más de un rifirrafe político- "nunca se había ido", de la Comunidad Valenciana, pero limitó su papel orgánico al congreso previsto en 2008. En parecidos términos se pronunció el portavoz de la Ejecutiva del PSPV-PSOE, Manuel Mata, quien recordó que la elección del secretario general corresponde a los delegados al congreso. José Luis Ábalos, presidente del partido en Valencia, vio en las declaraciones de Zapatero, el cierre de un ciclo en el PSPV.

"Llevará su tiempo y su papel habrá que pintarlo" comentó un dirigente socialista alicantino, quien opinó que la opción de Sevilla no es del todo mala. El sector más oficialista del PSPV y adscrito a Sarriá, no daba crédito a la propuesta y tildaba de "locura" la dinámica en la que puede entrar el partido socialista valenciano. "Es pronto y Pla debe aguantar" comentaron algunos dirigentes próximos a Ángel Franco en Alicante. Otros dirigentes de la provincia consideran que la propuesta de Sevilla "no es descabellada" pero que falta proyección social y política. Por el contrario, la secretaria de Estado de Desarrollo y Cooperación Internacional, Leire Pajín, que ayer estaba en Alicante, siguió el mensaje de Zapatero y admitió que Jordi Sevilla "es un gran activo político y la sociedad valenciana no va a desperdiciar este talento". A Carmen Alborch también le pareció una "buena" opción la de Sevilla. El nombramiento de Bernat Soria como ministro de Sanidad desencadenó todo tipo de rumores sobre la posible marcha de la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Etelvina Andreu, a Madrid para colaborar con este científico que dirigió su tesis y con el que trabajó desde hace años. Andreu descartó esta posibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007