Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y nacionalistas pactan las diputaciones de A Coruña y Lugo

Una nueva ley coordinará las cuatro instituciones provinciales

Socialistas y nacionalistas anunciaron ayer que han alcanzado un acuerdo para gobernar de común acuerdo las diputaciones de A Coruña y Lugo, las dos instituciones provinciales en las que el PP no logró mayoría absoluta tras las elecciones municipales del pasado mes de marzo. El acuerdo incluye, entre otras medidas, la tramitación de una ley que someta las cuatro diputaciones a la coordinación de la Xunta.

PSdeG y BNG quieren que las diputaciones incardinen sus políticas "en las líneas directrices definidas" por el Parlamento, la Xunta y el presidente de Galicia. Y, para conseguirlo, el pacto pretende resucitar la coordinación de las diputaciones que ya intentó hacer realidad en 1989 el gobierno tripartito del socialista Fernando González Laxe, antes de que la llegada de Manuel Fraga a la presidencia de la Xunta convirtiese la ley en papel mojado. El sometimiento de los gobiernos provinciales a la Xunta se basa en la disposición adicional tercera del Estatuto, que mandata al Ejecutivo autónomo para coordinar su actividad "en cuanto afecte directamente al interés general de la comunidad autónoma".

El acuerdo otorga al PSdeG, en calidad de fuerza más votada de las dos que lo suscriben, la presidencia de las diputaciones de A Coruña y Lugo, puestos que previsiblemente ocuparán Salvador Fernández Moreda y Xosé Ramón Gómez Besteiro. Varía, sin embargo, el reparto de vicepresidencias.

Los nacionalistas ocuparán la única que se creará en la Diputación de A Coruña y dos de las tres que figurarán en el organigrama de gobierno provincial de Lugo (la tercera quedará en manos de los socialistas). El reparto del resto de las áreas de gestión se llevará a cabo siguiendo un estricto "criterio de proporcionalidad" a partir de la media de diputados provinciales y porcentaje de votos de cada fuerza.

El texto de pacto refleja la voluntad compartida por ambas organizaciones de impulsar una nueva organización administrativa del territorio gallego basada en municipios, comarcas y áreas metropolitanas. Este compromiso ya figura en el pacto de gobierno de la Xunta y en el que hizo posible los acuerdos municipales en numerosas localidades gallegas.

PSdeG y BNG se comprometen, además, a revisar las competencias ejercidas "por los diferentes niveles político-administrativos" de Galicia con el fin de "evitar duplicidades de prestación de servicios" y "conseguir una racionalización del catálogo competencial".

Las diputaciones de A Coruña y Lugo coordinarán sus políticas con las de la Xunta en aquellas materias de competencia autonómica y establecerán como prioridad de la actuación política de las corporaciones provinciales la cooperación y "la asistencia a los ayuntamientos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007