Reportaje:Tenis | Wimbledon, jornada de descanso

Federer, a cuartos sin jugar por la lesión de Haas

El centro de Londres se mueve estos días al ritmo de las sirenas y de los acelerones repentinos de los coches de la policía. La amenaza terrorista ha alterado la vida de la ciudad igual que la lluvia ha trastornado el programa y el presupuesto de Wimbledon. Rafael Nadal disputa hoy ante el sueco Robin Soderling su partido de la tercera ronda, aplazado por el aguacero que azotó el sábado la capital británica. El tenista español jugará tres días seguidos si logra clasificarse para los cuartos de final, que se disputarán el miércoles. Roger Federer, el gran favorito, no.

El número uno mundial, que jugó su último partido el viernes, se clasificó ayer para los cuartos porque Tommy Haas, su adversario en los octavos, debió abandonar el torneo con una lesión en los abdominales. "Es una gran decepción", se lamentó el alemán.

Más información

Y, mientras Federer descansa, Nadal madruga. Hoy juega a las once de la mañana. Y no entiende, como explica en su blog, que Wimbledon haya decidido mantener la tradición de que no se juegue el primer domingo del torneo cuando el sábado sólo se disputaron dos partidos individuales. Las tormentas alteran las rutinas del español. No puede entrenarse. No sabe nunca cuándo empieza su partido. Se desespera calentándose en pistas cubiertas. Y se tiene que recluir en la quietud de su casa.

Los tenistas, sin embargo, no son los únicos afectados por el temporal, que ha dejado a miles de personas sin hogar en el norte del Reino Unido: el club de Wimbledon anunció ayer que devolverá la mitad del precio que había que pagar el sábado por una entrada para la pista central. El aguacero impidió que se llegaran siquiera a las dos horas de juego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de julio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50