Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fórmula | 1 Gran Premio de Francia

Alonso reza para que llueva

El asturiano rompe el cambio y saldrá décimo, con Massa y Hamilton en la primera línea

"Sí, sí. Esta noche rezaré para que llueva durante la carrera". A Fernando Alonso no le quedan muchas más soluciones. La jornada de ayer resultó frustrante para él en un Gran Premio de Francia que ya no volverá a disputarse en Magny Cours. Pudo realizar tres vueltas en la sesión libre de entrenamientos de la mañana, antes de que un sensor defectuoso de los frenos le obligara a realizar una reparación de 55 minutos. Todo parecía resuelto para la cronometrada. Dio tres vueltas en la primera crono y logró el cuarto mejor tiempo; otras tres en la segunda, y fue quinto; y en la tercera sesión, la definitiva, no consiguió concluir la primera vuelta. Entró en boxes y no volvió a salir. "Un problema en el cambio, pero habrá que desmontarlo para saber exactamente cuál", comentó Alonso.

La consecuencia es que la carrera del asturiano está casi arruinada. Saldrá en la décima posición de la parrilla, entre el tráfico, y en la parte más sucia. Un desastre. Y más aún teniendo en cuenta que sus rivales en la lucha por el título estarán delante. La primera línea la compartirán el brasileño Felipe Massa y el británico Lewis Hamilton. Y en la segunda, Kimi Raikkonen saldrá tercero y Robert Kubica (BMW Sauber), cuarto.

"Hoy puedo hablar de mala suerte", confesó Alonso. "Pero todos, menos uno [en referencia a Hamilton] la han tenido también: a Raikkonen le pasó en la crono de Mónaco; a Massa se le rompió el cambio en Australia. Deberé arriesgar más, intentar hacer los adelantamientos que pueda, y procurar coger algunos puntos. Salir atrás te perjudica porque sales más tapado y con más riesgo. No es la mejor posición. Y si te ocurre algún percance, tal como está el campeonato [Hamilton le lleva 10 puntos de ventaja] es frustrante".

Sus expectativas no son buenas. Lo mejor que podría pasarle es que lloviera. "Sería la mejor noticia para mí", confiesa Alonso. "Las distancias se multiplican por diez. Y si eres tres décimas más rápido que el coche que te precede, se pueden convertir en tres segundos. La carrera podría enloquecer y esa situación suele favorecer a los de atrás". Las previsiones son de lluvia a las 10 y a las 12. Después no se espera más agua hasta las cinco. "Pero si cambia un poco el viento y el chaparrón cae a las dos ya me valdría", dice el asturiano.

En cambio, Hamilton es lo último que desea. Para el líder del Mundial lo mejor es que no pase nada. Ni siquiera necesita ganar hoy para aumentar su diferencia de puntos con relación a Alonso, el rival que más le preocupa. "Salir desde la primera línea es una excelente forma de afrontar la carrera", afirma Hamilton. "El trabajo del equipo ha sido muy bueno y el coche funcionaba como un reloj. Sin el error que cometí en la 15ª curva en la tercera tanda de la clasificación habría logrado la pole. Pienso que con una buena estrategia puedo ganar la carrera".

Los Ferrari han vuelto con fuerza tras los cambios aerodinámicos que presentaron en Silverstone. Y Massa expresó un deseo: "Espero que la serie de victorias obtenida por los pilotos que han logrado la pole position prosiga mañana". En las siete carreras que se llevan disputadas, quien se hizo con la pole ganó en seis ocasiones. La estadística sólo se rompió en Malaisia, cuando el piloto que hizo la pole fue superado por Alonso y por Hamilton y se salió de la pista al intentar recuperar posiciones. Concluyó quinto. Era Felipe Massa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de julio de 2007