Las temperaturas bajan de forma extraordinaria hasta 14 grados tras el episodio de poniente

El exagerado aumento de temperatura del lunes tuvo ayer una réplica incluso más elevada, pero en sentido inverso, que desde el centro territorial de Valencia del Instituto Nacional de Meteorología calificaron de extraordinario. Los valores máximos de las principales ciudades valencianas no llegaron ayer a los 30 grados después de que muchas de ellas el lunes casi alcanzaran los 40.

Uno de los casos más claros ha sido el de Valencia. Los vientos de poniente dispararon los termómetros el lunes hasta los 38,2 grados, un valor que igualó al hasta entonces máximo histórico al que se llegó en junio de 1998. Sin embargo, ayer no se superaron los 24 grados, lo que supone un descenso de 14. En términos meteorológicos, un descenso de entre 6 y 12 grados en 24 horas se califica como notable y de más de 12 grados como extraordinario, que es el término que corresponde a lo sucedido ayer. En Xàtiva pasó algo parecido. De 39,3 grados del lunes se ha pasado a 25 de máxima ayer. Otros de los valores registrados ayer fueron los 27 grados de Alicante, 26 en Utiel, 28 de Castellón o 27 de Vinaròs.

La explicación de este vaivén de temperaturas está en el cambio del régimen de vientos. En verano, viento de poniente es sinónimo de altas temperaturas. El viento templado atlántico entra por la península Ibérica por el oeste y a medida que la atraviesa se va calentando. Por un lado la condensación de esta masa de aire (el paso de vapor de agua a estado líquido) genera un aumento de temperatura. Pero además, al descender de la meseta, el aire se comprime. Este fenómeno físico provoca un incremento de un grado cada 100 metros, por lo que durante el recorrido, el viento puede calentarse hasta 10 grados.

La inestabilidad de la madrugada del martes y la nubosidad durante buena parte de la mañana, pero sobre todo el viento de gregal que comenzó a entrar el propio lunes por la tarde, son los responsables de que se suavizaran los valores de ayer. El viento del este, especialmente el de largo recorrido como el gregal, es fresco, al adquirir la temperatura de la superficie del mar (22-23 grados), algo que se notó especialmente en el litoral y que agradecieron muchos valencianos

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50