Necrológica:IN MEMÓRIAM
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Trudel Van Reemst-de Vries, brigadista holandesa

Ha muerto una española de corazón, se llamaba Trudel van Reemst-de Vries. Nuestra entrañable Trudy residía en su querida Amsterdam. Fue una combatiente incansable en defensa de los oprimidos, de la libertad, de la justicia y de la paz. Para nosotros, si bien nacida holandesa, era una española más, esa nacionalidad adquirida junto a muchos otros legendarios brigadistas internacionales, que vinieron desinteresadamente a luchar contra el fascismo en nuestra Guerra Civil, ella como enfermera.

Luego luchó en la Segunda Guerra Mundial contra los nazis en su país. Toda su vida siguió fiel a esos principios, derrochando un gran dinamismo en múltiples actividades de solidaridad con los oprimidos de cualquier país. Su solidaridad nos llegó en 1968 a Valencia, a un grupo de mujeres esposas de los encarcelados por el expediente de 36 miembros de Comisiones Obreras, a 18 de los cuales practicaron salvajes torturas los policías franquistas. Ella con otras compañeras suyas explicaban a sus compatriotas lo que pasaba en Valencia, solicitaban ayuda y nos la enviaban, nosotras contestábamos agradecidas. Esas pequeñas ayudas nos aportaban un gran calor humano. Esa solidaridad por encima de las fronteras es el auténtico internacionalismo proletario.

Nos seguimos carteando desde entonces. Siempre quería saber cómo iba la lucha en España para terminar con la dictadura, eso le permitía escribir artículos en su país. Yo, por mi parte, además le enviaba cada año sus dos anheladas pastillas de turrón, que tanto le recordaban estas tierras donde luchó. Ya en democracia, en 1978, volvió a su añorada España, tuvimos oportunidad de conocernos y abrazarnos. Volvió en otras ocasiones a recorrer los lugares donde lucharon. En 1997, fue una de los veteranos brigadistas a quien se le otorgó la ciudadanía española, que a ella la llenó de orgullo.

Ahora, con 93 años se nos ha ido. Conviene que las nuevas generaciones conozcan lo que fueron esos hombres y mujeres excepcionales, y el espíritu de lo que fueron las brigadas internacionales, esa vanguardia progresista consciente de que si no se frenaba aquí el fascismo, se extendería por toda Europa, como desgraciadamente así fue. Muchos de ellos dieron sus vidas, fueron enterrados en esta tierra que vinieron a defender. La vida de Trudel van Reemst-de Vries ha sido, como la de todos ellos, un ejemplo de lo que es la solidaridad y la hermandad entre los pueblos.

Rosalía Sender Begué es autora de Memorias de una luchadora antifranquista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción