Entrevista:CONCHA BUIKA | Cantante y compositora

"España tiene políticos muy poco 'sexys"

Con 34 años y un hijo, está grabando un disco con Javier Limón y otro de música electrónica. Le gusta el jamón serrano y el vino, y también estar con su madre, con sus hermanas y con su hijo. Cuenta que no hace deporte porque en Mallorca siempre estás "caminando por la playa o correteando por ahí".

Pregunta. "Todo me lo debo a mí". ¿Se ha hecho mirar el ego?

Respuesta. No. No creo que ninguno tengamos problemas con el ego. Ni siquiera los que se creen Napoleón.

P. O sea, que nada de psiquiatra.

R. ¿Psiquiatra? Yo soy africana. Yo no tengo de eso.

P. En su definición de "bisexual, trifásica y tridimensional", lo que menos entiendo es lo de trifásica.

R. Fue una gracieta, porque no creo en los sexos tampoco. Me parece que a todos nos gustamos todos.

P. Estuvo casada a la vez con un hombre y una mujer. ¿Cómo se puede querer a dos personas a la vez y no estar loco?

R. ¿Cómo se puede querer a dos personas a la vez, vivir sin ellas y no estar loco? ¿Cómo se puede soportar amar a dos personas, encontrarlo un error, criticarlo y hacerse daño interiormente por ello?

P. ¿Usted qué tiene: más sostenidos o más bemoles?

R. Yo tengo de todo un poco. La verdad es que me gustan los dos términos. Utilizo los dos por igual.

P. ¿Muere con tal de ir a contracorriente?

R. Yo no voy a contracorriente. Simplemente, en muchos casos no la tengo en cuenta.

P. ¿Por qué muere?

R. Por la pasión y por el amor. Pero yo con el amor y desamor, la vida y la muerte fluyo con mucha tranquilidad. Puede haber un ser al que amas mucho pero que no quiere estar contigo.

P. Y no sufre por ello.

R. No. Termino siempre componiendo unos temazos. O sea, que a estas alturas del partido, o gana España o gana España. Me dejas, me haces daño, y eso mi piano lo notará. El sufrimiento es parte del juego.

P. Cuando estuvo en Las Vegas imitando a Tina Turner, ¿engañó a alguien?

R. No, no [ríe]. Había muchas imitándola. Pero yo era la única que era de Palma de Mallorca.

P. "En Mallorca, la idolatría no existe". ¿Y por qué votan, por ejemplo, a Matas?

R. Pues Matas como ídolo es lo menos sexy que he visto.

P. ¿En la política los hay más sexys?

R. Este país tiene un cuerpo político muy poco sexy. La única persona que me parece realmente sexy, elegantísima, bellísima y con un grandísimo atractivo es la señora De la Vega.

P. "Lo mío son teorías de todo a un euro". ¿Esa afirmación la justifica?

R. No, no busco justificación. Yo ya no me miro al espejo de si he estudiado o de lo que sé. Cuando escucho algo, mi cabeza me dice si es así o no, y hablo en función de lo que pienso.

P. Entonces no serán teorías de todo a un euro. Igual son como de 200 euros.

R. ¡Qué va! ¡Qué va! Yo no tengo ni idea. Ni estudios ni nada de todo eso. Son de todo a un euro total.

P. ¿Lo más sensato que ha dicho en la vida es que está como una cabra?

R. Yo creo que una de las cosas más sensatas que he dicho, sí.

P. ¿Cómo le dio por la copla?

R. Porque era el recuerdo que tenía en el vivir. Muchas mujeres en España tienen el vivir coplero. Uno canta lo que es.

P. ¿Usted es más bienpagá, más zarzamora, o más que se me paren los pulsos si te dejo de querer?

R. Más Te camelo. Habla de un gitano, que es lo más machista que hay en la faz de la tierra, que le canta a una mujer que se le ha ido. Y el final del tema es me has dejado, pues te tiene que ir fatal por cojones [risas].

P. Su madre iba para monja. A usted no le quedó ni rastro.

R. No, no. Ni de coña. Qué va, qué dice.

P. ¿Qué le da corte?

R. Yo soy muy tímida, ¿eh? Me dan corte las personas. Soy de las que dice: tengo miedo. Pero me lanzo. El miedo sólo es miedo. El miedo no es nada.

P. ¿Sigue jodida, pero contenta, como su canción?

R. Sí. Porque el amor tal y como está concebido en este Occidente maravilloso y diabólico es un arma de doble filo: viene a darte amor y a darte palo también.

P. Eso por la parte jodida. ¿Y por la contenta?

R. Porque es maravilloso [ríe]. Porque huele bien y sabe mejor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS