Crónica:Fútbol | 37ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Villarreal roza la Copa de la UEFA

Octava victoria seguida amarilla ante un Athleticque se jugará la permanencia en San Mamés

La clase de Pirès para desatascar el juego y la de Forlán para rematarlo han llevado al Villarreal a las puertas de Europa. Un milagro si se mira su clasificación de hace dos meses: era decimotercero y estaba a un palmo del precipicio. Pero se juntaron el media punta francés y el delantero uruguayo y recuperaron las esencias de este equipo: el toque, la paciencia y el desmarque en el momento justo. Como ayer. Entre los dos descerrajaron a un Athletic que empezó muy bien puesto, pero se deshilachó al primer contratiempo: un penalti de Ustaritz a Forlán que en realidad era un empujón fuera del área. A partir de ahí, el Athletic, frágil de moral, se desmoronó. Y deberá sufrir hasta la última jornada, ante el Levante en San Mamés, para saber si sigue o no en Primera.

VILLARREAL 3 - ATLHETIC 1

Villarreal: Viera; Venta, Gonzalo, Fuentes, José Enrique; Josico (Somoza, m. 69), Tacchinardi; Cani (Arruabarrena, 85), Guille Franco (Mati, m. 75), Pirès; y Forlán. No utilizados: Barbosa, Quique Álvarez, Tomasson, José Mari y Nihat.

Athletic: Aranzubia; Javi Gonzalez, Ustaritz, Sarriegi, Casas (Tiko, m. 73); Iraola, Murillo, Javi Martínez (Urzaiz, m. 69), Yeste; Etxeberria y Aduriz (Llorente, m. 75). No utilizados: Lafuente, Zubiaurre, Amorebieta, Gabilondo y Garmendia.

Goles: 1-0. M. 21. Iraola, de cerca. 1-1. M. 36. Forlán, de penalti. 2-1. M. 38. Un rebote favorece a Forlán, que bate por bajo a Aranzubia. 3-1. M. 52. Ustaritz, en propia puerta de cabeza.

Árbitro: Ramírez Domínguez. Amonestó a Ustaritz, Tacchinardi y José Enrique.

Unos 22.000 espectadores en El Madrigal.

El pequeño Aduriz le ganaba cada salto de cabeza al central Fuentes. Y en uno de ellos cabeceó con fuerza desde una esquina hacia el centro del área, a ver qué pasaba. Pasó Iraola, que cerró su posición desde el extremo derecho sin que le siguiera su marcador, el joven José Enrique. Éste cometió un error de principiante: lo fio todo al fuera de juego y no lo era. Iraola marcó de frente y a escasos metros de Viera.

El Athletic tejió una telaraña y privó de espacios al Villarreal, que ofreció algunos síntomas de desesperación. Etxeberria cruzó demasiado una vaselina que hubiese liquidado el partido de haber marchado un poco más centrada. Tal y como está el Villarreal, conviene rematarlo. Porque su capacidad de regeneración es asombrosa. Casi siempre lanzado por el halo inspirador del rejuvenecido Pirès. El francés es un maestro del desmarque y ayer, cuando nadie en su equipo avistaba un camino hacia Aranzubia, él lo encontró. Luchó en un sprint con Ustaritz y el empujón de éste, si bien empezó fuera del área, el árbitro lo interpretó dentro. Marcó Forlán de penalti.

El delantero uruguayo suele reservar unos finales fulgurantes de temporada. Dos goles en la última jornada en Mestalla. Dos ayer. El segundo favorecido por un rebote a varias bandas, pero es que los rebotes siempre van a quienes están convencidos de que les pertenecen. Tal es el caso del actual Forlán, que suma 19 goles. Y se convierte otra vez en uno de los jugadores más cotizados del mercado.

Yeste se marchó al descanso protestándole airadamente al árbitro, al que recriminaba el penalti de Ustaritz. Precisamente el central vasco acabó de condenar al Athletic en el arranque de la segunda parte: cabeceó bombeado hacia atrás un centro desde la derecha del Villarreal. Con la elevación justa para superar a Aranzubia.

Más pendientes de los suspiros de la grada, que le indicaban los goles en el Calderón, el Villarreal dejó que pasara el tiempo sin que pasara nada. Mané dio paso a sus dos torres (Urzaiz y Llorente). Fue este último quien, tras un precioso caño a José Enrique, probó de un disparo seco las manos salvadoras de Viera, otro en estado de gracia en el Villarreal. Por último, Pellegrini tuvo el detalle de permitir que Arruabarrena se despidiera del Madrigal tras siete campañas. Adiós al Vasco, jugador honradísimo y fundamental en el extraordinario crecimiento del Villarreal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS