Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSdeG y BNG impulsarán coaliciones aunque la decisión final será de sus ediles

El Bloque afirma haber logrado gobiernos con los dos "referentes políticos" que buscaban

Al final hubo acuerdo. PSdeG y BNG pactaron ayer impulsar "gobiernos de coalición en los ayuntamientos de A Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago y Vigo" en los que habrá un alcalde de un partido y un teniente de alcalde del otro, "salvo que en la negociación local se acuerde algo diferente". El pacto excluye la ciudad de Ferrol, en la que el PSdeG no necesita el apoyo del Bloque y donde los nacionalistas se inclinan por no entrar en el gobierno. Los negociadores confirmaron el pacto, pero no hicieron público su contenido a la espera de que Touriño y Quintana lo firmen el lunes.

En virtud de este acuerdo, socialistas y nacionalistas facilitarán que la lista más votada de cada uno de ellos consiga la alcaldía en unos 70 municipios. Y, en el caso de las ciudades, les compromete a promover gobiernos de coalición, de manera que serán los grupos municipales de cada localidad los que tendrán la última palabra. Si los negociadores locales logran pactar, deberán establecer un único teniente de alcalde, pero tendrán libertad para aplicar otra fórmula siempre que sea de mutuo acuerdo.

La fórmula ideada por las dos organizaciones fue interpretada de forma muy diferente por unos y por otros. Fuentes del BNG mostraron su satisfacción por el resultado de las negociaciones porque, aseguran, recoge "en lo básico" las posiciones defendidas por los nacionalistas y, específicamente, que los gobiernos de coalición tengan "dos referentes políticos" a imagen y semejanza del Gobierno bipartito de la Xunta.

Los socialistas, a su vez, aseguran haber salido muy satisfechos de la negociación porque han evitado que se imponga un criterio único a los municipios y porque, aunque los nacionalistas se reservan la tenencia de alcaldía en caso de que en una localidad concreta haya coalición, ésta no tendrá "contenido transversal" y sus competencias seguirán siendo las que ejercían hasta ahora.

El pacto recoge además algunos compromisos programáticos. Algunos reproducen literalmente tres párrafos del acuerdo de gobierno de la Xunta, como la apuesta por un modelo territorial de comarcas, regiones y áreas metropolitanas, la centralidad de las políticas de empleo y que el gallego sea la lengua preferente de uso común en la administración local. Otros compromisos suavizan las pretensiones iniciales del Bloque en materia urbanística y de servicios sociales evitando una redacción que comprometa la autonomía de cada localidad. En el primer caso, PSdeG y BNG deciden favorecer la dedicación de porcentajes concretos de suelo urbanizable a viviendas sociales en función de los tamaños de los ayuntamientos y en términos muy similares a los que va a marcar una futura ley del Parlamento. En el segundo, establecen que los municipios deben colaborar con la Xunta en materia de servicios sociales.

El pacto alcanzado ayer, que la comisión negociadora redactará a lo largo del fin de semana, es firme pero se limita a los municipios, porque quedan todavía algunos flecos en relación con las diputaciones provinciales de A Coruña y Lugo, lo que obligará a mantener nuevas reuniones a lo largo de la semana próxima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de junio de 2007