Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

PSOE en funciones

La gestora toma las riendas del partido con el nombramiento de Matilde Fernández como portavoz en la Asamblea y Pilar Gallego en el Ayuntamiento

El Partido Socialista de Madrid ha superado su crisis y trabaja ya a pleno rendimiento, aunque de momento en funciones. Éste es el mensaje que ayer latía en las palabras del secretario general del PSOE, José Blanco, al presentar la nueva comisión gestora que preside la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y cuya composición ofrece un perfil cercano a Ferraz (la sede del PSOE).

Rafael Simancas y Ruth Porta estarán en la lista al Congreso en las generales

El nuevo órgano guiará los pasos del partido en la región, como si fuera una Ejecutiva regional, hasta que se celebre un congreso extraordinario, posiblemente a finales de julio, que nombrará una nueva dirección. Hasta entonces, todas las decisiones administrativas y políticas, las asumirá en su nombre la gestora. Blanco precisó que la comisión cuenta con "autoridad política" y el "respaldo" de la dirección federal. Y lo primero que hizo la comisión gestora fue proponer a los portavoces de la Asamblea regional y el Ayuntamiento de Madrid. Una decisión que tenía urgencia porque la próxima semana ambas instituciones inician la nueva legislatura.

Dos mujeres representarán a los socialistas en Madrid: Matilde Fernández será la portavoz del grupo parlamentario en la Asamblea regional y Pilar Gallego, en el Ayuntamiento de Madrid. Además, sus portavoces adjuntos serán Andrés Rojo y Óscar Iglesias, respectivamente.

Lo que ha hecho la gestora -formada por 13 personas, presidida por Narbona, y que tiene como vicepresidente y portavoz al ex delegado del Gobierno Constantino Méndez- es correr los puestos de las listas electorales tras las dimisiones de los números uno, Rafael Simancas y Miguel Sebastián, y poner al frente de los grupos parlamentarios a quienes ocupaban los puestos dos y tres. "Era el criterio más objetivo", explicó Narbona. Esta solución, ya consultada en los grupos, pero que antes deberá pasar el trámite sin sorpresas de que den su visto bueno, zanja los problemas de reparto de cargos que se suscitaron la semana pasada, especialmente en el Ayuntamiento de la capital.

Méndez agregó que la futura dirección regional que salga del congreso extraordinario deberá ratificar la decisión. Esto supone que los cuatro portavoces asumen también el cargo en funciones. Además, el portavoz de la gestora explicó que los grupos parlamentarios funcionarán aplicando las reglas del consenso.

Por ejemplo, antes del martes, cuando está previsto el nombramiento de los cargos que dirigen el funcionamiento de la Asamblea regional -que componen la Mesa-, los diputados regionales socialistas tendrán que elegir por ese sistema quién de ellos se convierte en vicepresidente de la Cámara, ya que el presidente lo elige el PP por tener mayoría absoluta. Todo ello se hará bajo la tutela de la gestora, según explicó Méndez, al igual que hubiera hecho la Ejecutiva regional en circunstancias normales.

La segunda gran decisión que le espera a la comisión gestora es decidir la fecha en la que se celebrará el congreso extraordinario. En realidad este cónclave es la clave del futuro del PSM, porque su reto es transformar de arriba abajo el partido. La propia Narbona reconoció que el papel de la gestora no es más que servir de puente hacia esa reunión. Su trabajo, dijo, inicia la "cuenta atrás" para recuperar los gobiernos progresistas, tanto en la Comunidad de Madrid como en los ayuntamientos.

Para ello, la gestora va a tratar de "devolver la confianza y la autoestima" a los militantes. Pero no sólo tendrá el papel de ser la "voz" de la dirección política, sino sobre todo debe convertirse en "los oídos del partido socialista en Madrid", según Narbona. En un discurso muy integrador pero también de autocrítica, la presidenta de la gestora pidió la participación en el proceso de los militantes y de quienes hubieran querido haber votado a los socialistas pero no lo han hecho. "A todos quienes quieran aportar para reforzar el PSM", proclamó.

Fue también muy optimista Blanco, que alabó la actitud que estos días ha encontrado en los dirigentes socialistas a los que ha recibido. Y tuvo un singular recuerdo para Simancas por su "comportamiento, lealtad, compromiso y talla política".

El ya ex secretario general y la hasta ahora portavoz adjunta Ruth Porta tienen el compromiso de la dirección de ir en la lista que encabezará José Luis Rodríguez Zapatero al Congreso, según fuentes de su entorno. Al igual que el PSM, inician una etapa nueva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2007