Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La cantera de Raúl toma el poder

Soldado y Luis García, delanteros del Madrid B en 2003, se reencuentran en la selección

Hace cuatro años, en la temporada 2002-2003, Roberto Soldado y Luis García compartían vestuario en el filial del Real Madrid, en la antigua Ciudad Deportiva. Crecieron juntos en las categorías inferiores del conjunto blanco en las que coincidieron durante tres años. Soldado, valenciano, tiene 22 años y jugó 11 partidos oficiales con el Real Madrid marcando dos tantos. Luis García, asturiano, tiene 26 y no llegó a disputar ningún partido oficial con el primer equipo del Madrid.

Ahora, cuatro años después y a raíz de la lesión de Fernando Torres, son la pareja de delanteros de la selección española. Raúl, que es junto a Gento el tercer futbolista con más partidos con la camiseta del Madrid (605), se ha quedado en Valdebebas, entrenándose con lo que queda del conjunto blanco tras el parón liguero.

Del Bosque: "No es raro que estén los dos. La fábrica blanca es la más prolífica"

Mientras Luis García recibía la llamada de Aragonés, Torres salía con muletas del hospital

"No me parece nada extraño que estén los dos. La cantera blanca es desde siempre la más prolífica, la que más jugadores ha aportado a la selección", dice Vicente Del Bosque. "No estoy de acuerdo con que se diga que de allí salen jugadores que sirven para todo menos que para el primer equipo", se defiende. "Cuando se fichan a jóvenes de fuera la idea es que se queden en el primer equipo, no que se vayan al Salamanca. Pero el fútbol es un oficio muy duro, la mitad se pierden por el camino y otros explotan más tarde. No se puede predecir nada", resume.

Soldado, cedido este año a Osasuna, y Luis García que dejó el Madrid B a finales de 2003, no se han perdido por ningún camino. Pero el asturiano lo ha tenido un poco más ajetreado. En su primera temporada con el Murcia (2003-04) vivió el descenso, sustituyó a Eto'o en el Mallorca la temporada siguiente -"después de esto me quedan muy pocos retos deportivos", llegó a decir- y ésta ha vivido en primera persona la tristeza de perder una final de la Copa de la UEFA en los penaltis.

Pero el que se define a sí mismo como una "radio" porque en el campo no consigue callarse nunca, tuvo ayer su pequeña revancha. "Es un sueño hecho realidad", exclamó después de que su entrenador, Ernesto Valverde, le comunicara durante el entrenamiento vespertino que sustituiría al lesionado Fernando Torres. Terminó la sesión de trabajo con el Espanyol y cogió un avión rumbo a Madrid con la cabeza puesta en el partido contra Letonia del sábado.

En la ciudad deportiva de Las Rozas lo esperaba, además de un vídeo sobre los próximos adversarios de la selección, su ex compañero Soldado. "Coincidimos en el Real Madrid B durante tres temporadas y me alegro mucho de que sea él el que venga. Seguro que va a dar la talla", dijo el osasunista, que ayer compartió la delantera con David Villa en el partidillo de entrenamiento. "Es una pena. Todos sabemos lo que significa Torres para la selección. Estoy aquí para suplirle y espero hacerlo igual o incluso mejor que él", dijo el delantero.

Y es que mientras Ernesto Valverde recibía una llamada de Madrid y felicitaba a Luis García, Fernando Torres salía del hospital con una muleta. El día anterior sufrió una dura entrada de Sergio Ramos en el tobillo izquierdo. Los médicos se mostraron pesimistas sobre la posibilidad de que el jugador del Atlético se recuperara a tiempo para viajar con el resto del grupo. Sus temores fueron confirmados ayer por una resonancia magnética. "Tiene una pequeña rotura ligamental en el tobillo. Se ha marchado a casa y es conveniente que repose durante 8-10 días. Luego, el Atlético o el mismo Fernando decidirán si forzar para que esté en el partido contra el Celta", explicó Genaro Borrás, médico de la selección.

"Es una lástima entrar en la convocatoria por la lesión de un compañero, pero las oportunidades están para aprovecharlas", declaró Luis García. Aragonés había comentado sottovoce que su idea era viajar a Letonia sin tener que convocar a un sustituto de Torres pero advirtió de que, de llamar a algún delantero, éste sería el asturiano del Espanyol. "En realidad, yo pasé una noche tranquila porque no pensaba que la lesión de Torres fuese tan grave. Y cuando al día siguiente leí mi nombre en la prensa, tampoco me hice muchas ilusiones", explicó Luis García, que lleva diez goles en la Liga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de mayo de 2007