Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De Raúl a Soldado

El osasunista, que era el quinto delantero del Madrid, es la gran novedad de la selección

Hace 10 meses, el Madrid acudió a la pretemporada de Irdring (Austria) con un escalafón de delanteros que, de mayor a menor, contaba a Raúl, Van Nistelrooy, Cassano, Robinho y Soldado. El técnico, Fabio Capello, no tenía dudas acerca de la jerarquía de sus artilleros. El primero, por la complicidad con la caseta, por historia, y por gol, debía ser el capitán Raúl. El último puesto quedaba para el inexperto Soldado. Un chico rudo, de gesto indómito, poco dado a entrenarse con la intensidad que desea el italiano, de movimientos impetuosos dentro del campo, sin pulir tácticamente, pero muy competitivo. Su cesión al Osasuna por una temporada fue una consecuencia lógica para Capello. No para Soldado. El goleador del Castilla se sentía capaz de quedarse en el primer equipo. El hombre que le trajo al Madrid en 2000, Vicente del Bosque, no lo habría dudado. El ex responsable de la cantera de la vieja Ciudad Deportiva le fue a ver a Valencia, cuando sólo tenía 14 años, y desde entonces le considera un nueve muy válido. "Esta temporada", repite Del Bosque, "se perdió una ocasión histórica de enriquecer al primer equipo con chavales de la cantera, como Soldado".

Soldado podría ser titular si Torres, que sufre un esguince, se cae de la convocatoria

MÁS INFORMACIÓN

Hoy, la ley del fútbol ha impuesto su orden. Raúl ha marcado siete goles y ha dado tres asistencias en 2.697 minutos de juego con el Madrid en la Liga. Soldado ha hecho 11 goles y ha dado tres asistencias en 1.847 minutos con Osasuna. Lo suficiente para que el seleccionador, Luis Aragonés, se reafirme en su idea de no contar nunca más con Raúl y considere, en cambio, que un futbolista como Roberto Soldado Rillo debe tener una oportunidad de mostrar sus virtudes en el plano internacional. Soldado no tendrá que "tirar del carro" ante Letonia, el sábado, ni ante Liechtenstein, el miércoles, pero será sometido a examen. Podría incluso ser titular en alguno de los dos partidos, porque ayer Fernando Torres tuvo que retirarse del entrenamiento al sufrir un esguince de ligamentos en el tobillo izquierdo, lo que podría mantenerle inactivo entre 10 y 15 días. Hoy se le realizarán nuevas pruebas al jugador del Atlético para confirmar el diagnóstico.

Ni Letonia ni Liechtenstein son rivales importantes, pero la situación del equipo es incierta. Esto no parece preocupar a Soldado. El chico, de 23 años, llegó ayer a la concentración de España con el gesto ilusionado de los niños felices. "Esto para mí es un premio", dijo, sin contemplar ni los enredos de la clasificación, ni la crisis que ha golpeado a la selección desde el Mundial de Alemania. "Poder entrenarme con gente como Villa y Torres, para mí es algo alucinante", agregó antes de conocerse la lesión del Niño.

Soldado se restriega los ojos, pero en su fuero interno nunca dejó de tenerse fe. El próximo mes de julio, cuando el Madrid prepare otra vez su viaje a Irdring, él espera acudir, pero para quedarse en la plantilla. "Mi mente está puesta en volver al Madrid", dijo ayer; "soy jugador del Madrid porque tengo contrato hasta 2008". A Soldado, que es cándido, le entusiasma la idea de competir por un puesto con Raúl en el mismo equipo, el Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 2007