Elecciones 27M

El PP vence en votos, el PSOE gana poder

Los populares logran la hegemonía municipal por más de 160.000 sufragios, pero ven peligrar Navarra y Baleares - Los socialistas pueden gobernar en 24 capitales de provincia, nueve más que ahora

El PP ganó en la batalla municipal de los votos por unas décimas -35,65% frente a 34,93%-; el PSOE venció en la disputa del poder local y autonómico: avanzó en Canarias, Baleares y Navarra hasta poder gobernar en función de los pactos y subió de manera notable para recuperar las alcaldías de nueve capitales de provincia.

La batalla por el poder local se libró ayer en las urnas con un cierto rumor a prólogo de elecciones generales. Sin embargo, los resultados apenas dieron pistas de lo que puede suceder dentro de unos meses en la disputa por el Gobierno de la nación. Ni el PSOE sufrió un descalabro ni el PP experimentó un crecimiento espectacular.

Más información

- El PP triunfa en sufragios. "Somos el primer partido de España". Con ese mensaje recibió Mariano Rajoy los resultados de las elecciones. Ángel Acebes, secretario general del PP, vendió el éxito de su partido como "el primero desde 2000". La batalla de los sufragios en el conjunto de los 8.111 municipios se libró hasta la última urna. El PP hizo valer su colosal resultado en la capital de España -ganó por 370.000 votos a los socialistas- para arañar una diferencia de 160.000 votos.

- El PSOE gana en concejales. En la disputa de cargos públicos, el PSOE ha dado un vuelco al resultado general. Si en 2003 ganaron en votos pero perdieron en concejales, en las elecciones celebradas ayer, los socialistas sacaron casi 700 puestos en los ayuntamientos al PP. El número dos del PSOE, José Blanco, hizo su lectura positiva del resultado: "Estamos en disposición de aumentar nuestra presencia en gobiernos municipales y autonómicos".

- Más capitales de provincia en manos socialistas. El PSOE se mostró eufórico al analizar sus resultados ciudad a ciudad. A última hora de la noche, los socialistas daban por seguro, en función del escrutinio que ya estaba muy avanzado, que ocuparán las alcaldías de Jaén, Toledo, Mérida, Logroño, Vigo, Orense, Tarragona y Las Palmas de Gran Canaria. Además, recordaban que son la fuerza más votada con grandes posibilidades de gobernar en Vitoria y tienen opciones, si consiguen convencer a distintas fuerzas regionalistas, en Cáceres, León, Palma de Mallorca y Zamora. El PSOE ha perdido Cuenca y Guadalajara, que pasarán a manos populares. Antes de las elecciones, el PP gobernaba en 30 de las 50 capitales de provincia, con los resultados de ayer se pueden quedar sin diez de esas alcaldías.

- La disputa autonómica. La radiografía de la disputa por el poder en 13 autonomías que ayer celebraron elecciones fija un panorama parecido al de 2003, donde PP y PSOE mantienen con holgura sus principales feudos. Los resultados abrieron tres incógnitas como consecuencia del avance experimentado por el PSOE y Nafarroa Bai en Navarra, el éxito del ex ministro Juan Fernando López Aguilar en Canarias, y la pérdida de la mayoría absoluta del popular Jaume Matas en Baleares.

- Otro fracaso de Zapatero en la capital de España. La apuesta del presidente del Gobierno para recuperar la capital de España cosechó un estrepitoso fracaso, el segundo de su etapa al frente del partido. La candidatura de Miguel Sebastián, el ex jefe de la Oficina Económica del Gobierno, cosechó unos resultados muy pobres, apenas el 31% de los votos, casi seis puntos menos que su antecesora, Trinidad Jiménez, también una apuesta personal de Zapatero que tampoco puso en peligro el dominio del PP.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, revalidó una mayoría absoluta con los resultados más importantes que el PP ha conseguido nunca en la capital de España: el 55,54% de los votos.

La Comunidad de Madrid también fue mal para los socialistas que, con el mismo candidato, Rafael Simancas, cosechó también una derrota inapelable con el 35% de los sufragios, cuatro puntos menos que en 2003. Esperanza Aguirre superó la barrera del 51% de los apoyos en esta autonomía para lograr una mayoría absoluta mucho más holgada que la obtenida en 2003.

- El éxito del PSC en Cataluña. Los socialistas catalanes lograron pleno. Por primera vez pueden alcanzar las alcaldías de las cuatro capitales de provincia al triunfar en su asalto al ayuntamiento de Tarragona, el único que quedaba en manos de CiU.

- ANV gana 17 alcaldías en Euskadi. Acción Nacionalista Vasca -la formación política independentista que no repudia la violencia terrorista de ETA- logró el 7,41% de los sufragios en Euskadi pese a competir sólo en la mitad de municipios, fue la cuarta fuerza más votada tras PNV, PSE y PP y obtuvo mayoría absoluta en 17 localidades. En otras 14 fue la candidatura más votada y sumó en total más de 330 concejales. La izquierda independentista vasca que homenajea a los etarras muertos vuelve con fuerza a las instituciones.

- La corrupción no daña al PP en las urnas. Los municipios afectados por la corrupción apenas notaron sus efectos en las urnas. En Alhaurín el Grande, Castellón, Andratx, o Mogán, donde el PP tiene a sus candidatos o ex dirigentes imputados por distintos delitos, mantienen su poder prácticamente intacto. En Marbella, la ausencia del GIL dejó el camino libre al PP, que ganó por mayoría absoluta y gobernará en esta ciudad, que desde hace más de un año está en manos de una comisión gestora.

- Incidentes graves. La cita principal de la democracia registró incidentes graves en Euskadi y en Navarra, donde el ejercicio del voto se vio salpicado de amenazas protagonizadas por los más violentos, que hablaban en nombre de Batasuna y de Acción Nacionalista Vasca (ANV), el partido para el que ha pedido el voto la formación ilegalizada. Algunos candidatos de los partidos democráticos, nacionalistas o no que condenan la violencia terrorista, sufrieron los gritos e insultos de los que portaban pancartas a favor de Acción Nacionalista Vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50