_
_
_
_
Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Alta definición

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

En la televisión, al contrario de otros medios, no es patriótico comparar. Si como decía Oscar Tusquets en un estupendo libro todo se puede comparar, empezando por las arquitecturas y acabando por cualquier cosa o mercancía de la globalización (y eso es la globalización: comparar sin fronteras), no entiendo por qué nuestros artefactos televisivos sólo pueden cotejarse entre sí, como competencia entre productos internos brutos y se considera de mal nacidos extender la comparación a obras extranjeras. Esto es lo que pensaba el jueves por la noche haciendo zapping entre los estrenos de TVE, Antena 3 y Canal +. Comparaba guiones, fotografías, actores y realizaciones entre las dos series españolas de estreno (El internado y Como el perro y el gato), pero me negaba patrióticamente a las comparaciones odiosas con la serie que en aquel mismo prime time me estaba seduciendo, el Studio 60 de Aaron Sorkin.

Era obvio y sobre todo saltaba a la vista que entre el vídeo basura de la serie de Arturo Fernández, que nos remontaba a la prehistoria del Ente, y la alta definición digital de El internado no había careo posible. Eran vídeos, series y texturas (Delclós) de siglos muy distintos. Pero la verdadera comparación de la ficción de Antena 3, o de Globomedia, había que hacerla con Studio 60. Y no sólo porque estaba rodada estilo cine moderno, como todas las grandes series, en celuloide lirondo, cámara en mano, iluminación de set o "noche americana", en lugar de esa terrible fotografía de plató de un solo uso. Y con los mínimos efectos digitales, por favor.

Esas series norteamericanas que jubilan las ficciones cinematográficas están realizadas, excepto Mujeres desesperadas, en riguroso formato cine y en los mismísimos estudios de Hollywood. Ese rodar en vídeo, sea o no de alta definición, es justamente lo que nos obliga a odiosas comparaciones antipatrióticas. Y si no, pregúntenle a Chicho Ibáñez Serrador, el autor de La residencia, la referencia de El internado, por las distinciones atmosféricas entre el cartucho de vídeo y el rollo de celuloide, entre set y plató.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_