Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Kitty Carlisle, actriz y cantante

Interpretó 'Una noche en la ópera' junto a los Hermanos Marx

Durante más de dos décadas, Kitty Carlisle ejerció de firme defensora de las artes escénicas como presidenta de la Comisión de Cultura del Estado de Nueva York. Su dedicación le valió la Medalla Nacional de las Artes, que recibió en 1991 del actual presidente estadounidense, George W. Bush.

Carlisle, nacida Catherine Conn el 3 de septiembre de 1910 en Nueva Orleans, Luisiana, vivió una extensa carrera que abarcó las tablas de Broadway, la ópera, la televisión y el cine. En este último medio sentó cátedra con su memorable interpretación del personaje de Rosa Castaldi en la inolvidable comedia de los Hermanos Marx Una noche en la ópera (1935). También interpretó junto a Bing Crosby clásicos como She loves me not y Here is my heart en 1934. Ya veterana, intervino en 1987 en el filme de Woody Allen Días de radio.

Tras la muerte de su padre cuando ella contaba 10 años, Kitty Carlisle se trasladó a Europa junto con su madre, que la obsequió con una exquisita educación en la escuela suiza de Mont Choisi, para más tarde recibir formación artística en la Real Academia de Arte Dramático de Londres.

Tras regresar a Estados Unidos, Carlisle debutó en 1932 en el Capitol Theatre de Broadway con la obra Rio Rita; posteriormente se curtiría como artista en el llamado subway circuit, representaciones de fin de semana en Brooklyn y el Bronx. Sus siguientes trabajos llamaron la atención de Hollywood y le propiciaron un contrato cinematográfico.

Su primera película llegó en 1934: El crimen del Vanities, una intriga musical dirigida por el maestro Mitchell Leisen. Más tarde llegarían sus dos películas junto a un emergente Bing Crosby y, un año después, el éxito de Una noche en la ópera, en la que se recuerda su maravillosa voz en la interpretación de la canción Alone, cantada en directo pese a que la productora quería imponer un play back.

Inexplicablemente, Hollywood dejó de ofrecer a Kitty Carlisle más guiones cinematográficos. Broadway salió ganando, ya que regresó a las tablas para arrasarlas con su talento. Carlisle quizá no fuera la mejor cantante, ni tampoco la mejor actriz, pero era una artista inmensa, una dama de la escena de arrolladora personalidad. Trabajadora incansable, recorrió escenarios y galas musicales, interpretó el patriótico The Star-Spangled Banner en numerosos mítines de venta de bonos de guerra para la II Guerra Mundial, e incluso volvió al cine en 1943 para protagonizar el hoy olvidado musical Larceny with music.

Entre 1956 y 1967 aparecería en el programa de concurso de CBS To tell the truth, presentado por Bud Collyer, y en la década de los sesenta, Carlisle vería cumplido uno de sus más anhelados sueños al trabajar como cantante de ópera: Rape of Lucrecia en Broadway y Carmen en Salt Lake City serían el preludio de su debut en 1967, a los 56 años, en la Metropolitan Opera con Die Fledermaus.

Tras haber permanecido en los escenarios a lo largo de tres décadas, volvió a hacer cine, con más de 70 años, de la mano de Woody Allen, en la nostálgica Días de radio (1987). En 1993 también mostraría su genio interpretativo en Seis grados de separación, de Fred Schepisi.

Carlisle, que estuvo casada con el dramaturgo ganador del Premio Pulitzer Moss Hart (también galardonado con un Premio Tony como director en Broadway por My fair lady, fue una artista incansable hasta el fin. Permaneció activa hasta el último momento: el pasado mes de noviembre interpretó la canción de George Gershwin The man I love en la gala anual de recaudación de fondos para el Jazz Lincoln Center, una de las actividades con las que varias ciudades estadounidenses la honraron en su 96º cumpleaños.

Kitty Carlisle.
Kitty Carlisle.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción