Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La causa por la falsificación de 2.000 solicitudes fue archivada por la juez

Hace ahora mes y medio, una juez de Melilla llamó a declarar al gerente regional del PP, Javier Lence, y le preguntó si había encargado fabricar 2.000 impresos falsos de solicitud de voto por correo para hacerlos pasar por oficiales. Los impresos habían sido encontrados por la Guardia Civil dos días antes en una imprenta de la ciudad autónoma, y los dueños del negocio -a los que se vigilaba por falsificaciones de etiquetas comerciales y que fueron detenidos- habían afirmado que las solicitudes de voto por correo las habían fabricado a petición de Lence.

El gerente del PP admitió haber realizado ese encargo a la imprenta y dio su razón: lo había hecho para atender la demanda ante las elecciones, porque el servicio de Correos en Melilla, dijo, no tenía suficientes solicitudes de voto por correo.

Dos semanas antes, Lence había pedido por escrito a la Delegación del Gobierno que le facilitara los 2.000 impresos, y la respuesta fue que dar esos papeles a los partidos era ilegal. En una de las conversaciones telefónicas interceptadas en esos días entre el gerente del PP y el dueño de la imprenta, el primero pedía que las solicitudes fueran "calcadas" a las oficiales, y añadía: "No pueden notar la diferencia"; en otra, la víspera de que la Guardia Civil entrara en la imprenta, Lence le dice al impresor: "Destrúyelo todo, no puedo usarlo".

El caso fue archivado por una juez suplente. El fiscal, el PSOE y Coalición por Melilla han recurrido ese archivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2007