Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP niega su implicación en la supuesta trama de compra de votos a cambio de alimentos en Melilla

El presidente de esta formación afirma que la entrega de vales de comida se hace desde hace años, "también cuando no hay elecciones"

El presidente del Partido Popular en Melilla, Arturo Esteban, ha negado que su formación esté implicada en una presunta trama de compra de votos investigada por la Guardia Civil, y ha asegurado que "no da beneficencia ni mercadea" con las papeletas electorales. Según Esteban, se trata de un "invento" del diario EL PAÍS, una "maraña de vergüenzas y calumnias".

En las últimas elecciones municipales, el PP logró la mayoría absoluta con 15.440 votos (el 55% del total) y 15 concejales. El plazo para votar por correo en las del próximo domingo finalizó ayer. Poco después, la Guardia Civil entraba en un centro de formación de la ciudad autónoma dependiente de la consejería de Educación, Juventud y Mujer con una orden del juzgado de Instrucción número 5, que decidió investigar una denuncia presentada por Coalición por Melilla (la segunda fuerza política más votada en la ciudad autónoma).

La Guardia Civil investiga si el PP pagó a vecinos de la ciudad autónoma vales de alimentos de 60 euros a cambio de que votasen por correo al PP. En el centro registrado se han hallado vales de comida a nombre de hasta 25 ciudadanos, firmados por el viceconsejero de Asistencia Social, Hassan Driss Buyemaa, número 19 en la candidatura del PP a las elecciones del domingo.

Driss Buyemaa declaró ayer a EL PAÍS que no sabía "nada del tema". Arturo Esteban ha sido hoy más contundente. Según ha dicho, su partido "no tiene vinculación con el tema y no hace esas cosas", aunque ha reconocido que no puede pronunciarse sobre la investigación de la Guardia Civil ("no me han pasado el atestado"). Ha explicado Esteban que las ayudas en forma de vales de comida las da el Gobierno autonómico desde hace años, "también cuando no hay elecciones", y la mitad de las veces los beneficiarios no tienen derecho a voto.

"Confundir un tema con otro es una manipulación torticera de la realidad", ha añadido Esteban, que ha arremetido a continuación contra el Grupo PRISA (editor de EL PAÍS) por "abrir con todo este tipo de inventos pero no usar los mismos altavoces para decir que se han archivado" judicialmente. En su opinión, se trata de una campaña de acoso a su partido "como nunca antes había conocido, y con un inconcebible e indigno apoyo mediático y político".

Junto a los vales para alimentos, en el centro de formación se encontraron documentos de la solicitud del voto por correo de sus beneficiarios, su certificado censal y, en al menos ocho casos, el sobre con papeletas de las distintas formaciones. Coalición por Melilla denunció ante la Fiscalía las supuestas maniobras del Gobierno del PP en la ciudad para comprar votos desde dependencias públicas como el citado centro. La Fiscalía apoyó la investigación de la denuncia y el juez la autorizó.