Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El retrovisor | Elecciones 2007

Rodríguez Sahagún, Fernando Castedo y la locomotora centrista

Agustín Rodríguez Sahagún, candidato a alcalde de Madrid, y Fernando Castedo, aspirante a la presidencia del Gobierno regional, a la izquierda y a la derecha de la fotografía, respectivamente, eran en 1987 dos de los principales maquinistas de una locomotora, el centrismo, a cuyos vagones subieron democristianos y socialdemócratas, además de falangistas, como su líder Adolfo Suárez.

Agrupados en la Unión de Centro Democrático (UCD), jugaron un papel primordial en los albores de la transición democrática, a escala política estatal, local y autonómica. Fernando Castedo (Madrid, 1941) evoca hoy aquella etapa como "ilusionante y llena de interés: entre otros logros nació la televisión madrileña y se renovó el metro", explica este abogado del Estado, hoy en el Tribunal Supremo. Y detalla: "Con el Centro Democrático y Social, heredero de UCD, cosechamos 17 diputados en la Asamblea de Madrid y más de medio millón de votos, era el esplendor centrista".

"El pacto del CDS con el PP de 1989 para que Agustín Rodríguez Sahagún fuera alcalde de Madrid", añade Castedo, "marcó el principio del fin de la independencia del centrismo, que componía su razón de ser, tan necesaria aún hoy ante la crispación y cuando los grandes partidos han de pagar prenda a los nacionalismos, respetables siempre".

El 23 de febrero de 1981, Rodríguez Sahagún, como ministro saliente de Defensa, fue secuestrado junto con el Gobierno y el Parlamento a manos del teniente coronel Tejero y medio centenar de guardias civiles. La transmisión de aquellas escenas desde el hemiciclo, inadvertida por los asaltantes, y el mensaje del Rey, cuya grabación ordenó Fernando Castedo, entonces director general de TVE, determinaron el fracaso golpista.

"Hice lo que todo demócrata hubiera hecho", dice. "En 1992 ingresé en el PSOE, donde permanezco totalmente inactivo". Rodríguez Sahagún (Ávila, 1932) fue alcalde de Madrid de 1989 hasta su renuncia, en mayo de 1991. Murió en París en octubre de aquel año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007