Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicredit y Capitalia se fusionan y crean el segundo banco europeo

La nueva entidad descarta despidos y destaca su vocación "claramente internacional"

El mayor banco de la zona euro, segundo de Europa y séptimo del mundo nació ayer en Roma con el nombre de Unicredit Group. Los consejos de administración de Unicredit y Capitalia aprobaron una fusión "de vocación claramente internacional", en palabras de Alessandro Profumo, máximo ejecutivo de la nueva entidad. La fusión -cerrada en un plazo récord de dos semanas- fue, en realidad, una absorción de Capitalia por parte de Unicredit, que se comprometió a pagar 1,12 acciones propias por cada acción de Capitalia. En esos términos, el precio de Capitalia fue estimado en 21.830 millones de euros.

Unicredit decidió pagar una prima significativa a los accionistas de Capitalia y valoró cada acción en 8,41 euros, bastante por encima de los 7,97 euros que valían el viernes, cuando la cotización quedó suspendida.

Tras la bendición de los consejos de administración, Alessandro Profumo (nuevo consejero delegado), Dieter Rampl (nuevo presidente) y Cesare Geronzi (presidente de Capitalia y nuevo vicepresidente de Unicredit) definieron la operación como "algo bellísimo". "Los dos grupos se refuerzan de modo significativo, nuestras oficinas se complementan de modo perfecto y las redundancias resultan de verdad poquísimas", explicó Profumo.

"No será necesaria ninguna media traumática para los trabajadores, unos 170.000, y nuestras oficinas en Italia, unas 5.000, y en el extranjero, unas 4.200, se mantendrán operativas", prosiguió el consejero delegado. Profumo indicó que Unicredit será el mayor banco de Italia y el mayor de la zona euro, sin descuidar ninguno de los dos ámbitos. "El 53% de nuestro negocio procede ya del exterior de las fronteras italianas, por lo que nuestra vocación es claramente internacional. Pero eso redundará en favor de las empresas, los accionistas y los clientes nacionales", dijo.

Según las estimaciones iniciales, los beneficios por acción deberían crecer a un ritmo medio del 17% en el periodo 2007-2009, y las sinergias -principalmente por recorte de gastos y mayores ingresos- deberían suponer unos 1.200 millones de euros a partir de 2010, cuando la fusión será plenamente operativa.

Sin sorpresas

El siguiente paso hacia la unión deberán darlo las asambleas extraordinarias de accionistas, que se reunirán en julio o principios de agosto. No caben sorpresas, porque los sindicatos de accionistas que controlan una mayoría significativa del capital de ambos bancos apoyan sin reservas la fusión.

"Mi objetivo fue siempre llevar a cabo esta operación", explicó Cesare Geronzi, de Capitalia. "Durante mucho tiempo he esperado una pausa en la estrategia internacional de Alessandro Profumo, con el fin de convencerle de la bondad de mi proyecto. Y hoy [por ayer] se ha cumplido". En realidad, Geronzi impulsó dos años atrás una fusión con Banca Intesa, frenada por su propio consejero delegado, Matteo Arpe. Ese insólito conflicto interno, que frustró el acercamiento Capitalia-Intesa, quedó latente hasta que apareció Unicredit. Arpe se vio obligado a dimitir ayer como consejero delegado y anunció que abandonaría la entidad a final de mes.

El nacimiento del gigante Unicredit Group suscitó recelos, ya que tanto Unicredit como Capitalia eran importantes accionistas de Mediobanca y la aseguradora Generali, dos sociedades cuyas participaciones financieras e industriales se extienden por todo el tejido económico italiano. Profumo y Geronzi quisieron disipar esos temores y anunciaron que se desprenderían de las acciones de Generali y reducirían sustancialmente la participación en Mediobanca, "con el fin de evitar conflictos de intereses". Unicredit mantendrá una importante presencia en RCS (sociedad editora que posee diarios como el Corriere della Sera o el español El Mundo) y en Pirelli, que acaba de abandonar Telecom Italia y busca nuevas oportunidades para invertir.

Otro temor, expresado por el alcalde de Roma, Walter Veltroni, se basa en la posibilidad de que el centro y el sur de Italia pierdan peso financiero. Capitalia era una "banca sureña", con sede en Roma, mientras Unicredit, con sede en Génova, era una "banca norteña". Profumo anunció que la sede central del nuevo grupo se trasladará a Roma, aunque los principales centros operativos estarán en Milán, y garantizó que no habrá cierres ni una reducción de la presencia en el sur de Italia. "Se mantendrán incluso los nombres: operaremos como Unicredit en el norte, como Capitalia en el centro y el sur y como Banco de Sicilia en la isla", explicó el que será primer ejecutivo de la nueva entidad fusionada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007