Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Touriño avisa de que con el PP Vigo puede quedar "aislada"

Censura la "demagogia barata" de Feijóo

Fue en una cena con militantes, en Vigo, junto a Abel Caballero. El presidente de la Xunta y secretario general de los socialistas gallegos, Emilio Pérez Touriño, señaló abiertamente el dilema que, en su opinión, enfrenta la ciudad: "Vigo, que nunca fue de derechas, tiene que decidir entre ser una ciudad con peso político o una ciudad aislada y sin ambición". Elegir entre la cooperación con el cambio que representan Galicia y España u optar por "la confrontación".

Ante sus seguidores vigueses, en la primera de las tres citas electorales que ha programado en la ciudad más poblada de Galicia durante la campaña, volvió a criticar al PP. "¿Cómo puede Feijóo prometer una reducción del IBI cuando sabe que la reforma de la ley de Haciendas Locales de Aznar le impide hacerlo?", se preguntó. Porque practica "demagogia barata", concluyó Touriño.

No fue el único de los disparos que el presidente de la Xunta dirigió a sus principales adversarios. Primero abrió fuego en un mitin en Vilagarcía. La formación política de Núñez Feijóo, exclamó ante cientos de simpatizantes arosanos, se ha convertido en el partido de las "rebajas y los saldos de temporada". El partido que quiso "rebajar el Estatuto y las inversiones del Estado en Galicia, y por eso vendieron a precio de saldo nuestras autopistas", prosiguió, ahora quiere reducir "los servicios públicos que prestan los ayuntamientos. Hay que impedírselo votando el día 27", clamó. Porque "nada está ganado y no podemos dejar que nadie decida por nosotros".

Touriño ganó soltura ayer en su segundo día de campaña y hasta se permitió hacer bromas a costa del candidato de O Grove, José Antonio Cacabelos, cuya silla no aguantó hasta el final del mitin. En la capital arosana, como ya hiciera el día anterior en O Carballiño, el presidente de la Xunta insistió en que estas elecciones ofrecen "la oportunidad de hacer que todos los municipios de Galicia puedan incorporarse al cambio, la oportunidad de remar juntos votando a los alcaldes socialistas. Vamos a elegir si hay gobiernos de derechas o gobiernos de derechos, gobiernos de los ciudadanos", aseguró.

En Vilagarcía Touriño también volvió a jugar la carta institucional. Las vías libres de peaje que exhibió en O Carballiño se tornaron en Arousa en inversiones por valor de 330 millones para sanear las rías gallegas. Y tuvo tiempo de prometer una escuela de idiomas, un nuevo colegio, más viviendas y la ampliación del hospital. Aunque lo que de verdad obtiene respuesta del público sigue siendo la inversión en carreteras. Y en ese ámbito dibujó "una revolución" que incluye la variante de Vilagarcía, el nuevo acceso al puerto y la autovía a Pontevedra libre de peaje.

Vilagarcía, donde los socialistas enfrentan el reto de recuperar la mayoría absoluta que perdieron en 2003 (una circunstancia que en los últimos cuatro años les ha obligado a gobernar en minoría), es la tierra de la gran esperanza del socialismo arosano. El fichaje estrella de la campaña. Enrique León, el nuevo aspirante a la alcaldía, ha sido el comisario de policía de Santiago y de la propia Vilagarcía. Quizá por eso el PSdeG no tuvo problema para llenar, de nuevo por encima de las previsiones del aforo, un amplio salón de Fexdega con capacidad para más de 600 personas. Y eso, a pesar de que a la misma hora Anxo Quintana competía con los socialistas con otro mitin en una plaza próxima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007