Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

Simancas toma la batuta

La fórmula de debate elegida por Esperanza Aguirre se volvió en su contra porque los otros candidatos tuvieron tiempo extra para explicar su programa. Ella se defendió a ritmo ajeno

El debate de anoche en Telemadrid lo dirigió Rafael Simancas. En el programa en el que los tres aspirantes a la Comunidad de Madrid tenían que medir sus posibilidades en las elecciones autonómicas del 27 de mayo, el candidato socialista habló de lo que quiso, se sacó varias bombas de artillería en fotografía contra su principal rival, la candidata-presidenta Esperanza Aguirre (PP) -como un proyecto del Gobierno regional de rascacielos de 18 alturas, cuando ella ha prometido un máximo de cuatro-, y la obligó a seguirle para zafarse de las acusaciones que le iba lanzando.

Esperanza Aguirre: "[Sabanés] se ha ido a Seseña. Es Castilla-La Mancha la que ha autorizado el urbanismo

"El único que engaña es usted. Que dice que hay que ir con la tarjeta de crédito a la sanidad"

Rafael Simancas: "El debate no es en terreno neutral, sino en Telemadrid, que trabaja al servicio de Aguirre"

"Usted [a Aguirre] representa la derecha más dura y los intereses de los poderosos. Eso explica su política"

Inés Sabanés: "Pensamos que la vida digna y los cuidados paliativos son un derecho"

"Es la primera vez desde 1988 en que hay más desplazamientos en coches privados que en medios públicos"

El singular formato, impuesto por Esperanza Aguirre, que consistió en debatir por parejas, y no a tres, en dos tramos de 20 minutos y uno de 30, evidenció que las dos primeras discusiones no fueron más que el calentamiento de los dos últimos, Aguirre y Simancas. Lo bueno no iba a llegar hasta pasadas las diez y media.

En cambio, Inés Sabanés, la aspirante de IU, se enredó en una marea de cifras, y en una oratoria enrevesada que era difícil de seguir. Y no consiguió ni rozarle la piel a Aguirre en su cara a cara. Ésta le arreó un mandoble a los 30 segundos de comenzar: "Hoy se ha ido a Seseña y no sé por qué. Es Castilla-La Mancha y no la Comunidad de Madrid la que ha autorizado sus planes urbanísticos", sentenció.

Pero la medida de cómo iba a transcurrir el cogollo del debate la puso Simancas nada más salir en pantalla. En directo, pasadas las diez de la noche, en pleno horario de máxima audiencia, el líder socialista recordó que el debate no era en "terreno neutral", sino en la televisión que ha trabajado "al servicio de Esperanza Aguirre". Después, comenzó un diálogo de sordos entre él y Sabanés. Ambos optaron por dirigir los golpes contra la gestión de Aguirre y eso se tradujo en 10 minutos extra cada uno que dedicar a sus programas. Luego llegó lo bueno. Simancas entró a matar y describió los dos rasgos que, dijo, reflejan la política de Aguirre: "Representa la derecha más dura y los intereses de los grupos económicos poderosos". Luego habló de su ley para garantizar el derecho a la vivienda. Y Aguirre le espetó que le pidiera a Zapatero que la hiciera. "Es competencia suya y mía", respondió Simancas. "La vivienda no se hace como churros, tiene un proceso", continuó Aguirre. "En cuatro años ¿no tiene tiempo?", atajó Simancas. Fue uno de los muchos rifirrafes que se produjeron durante la media hora final.

"El único que engaña es usted", lanzó la candidata del PP. "Que dice que hay que ir con tarjeta de crédito a la sanidad. Eso es falso". Simancas le respondió que con el sistema de los nuevos hospitales, que combinan gestión pública y privada, se puede cobrar. "No lo veremos porque voy a gobernar yo", dijo. "Miente y lo sabe", apostilló Aguirre, enfadada. Pronto cambió el rictus y volvió a sacar su simpatía, su mejor arma para desarmar al rival.

Al final, ambos pidieron el voto. Simancas, mirando al centro de la cámara, rotundo: "Tu voto es un instrumento muy poderoso. Con él se pueden cambiar las cosas". Aguirre, como si grabara un anuncio de Telempleo, desgranó su carrera como política para reafirmarse. "Con el PP la Comunidad ha mejorado. Pero sabemos que queda mucho por hacer y sabemos cómo hacerlo".

Información de Soledad Alcaide, Daniel Borasteros y Daniel Verdú.

Ruidos y relojes locos en el plató

Finalizaba ya el debate, sobre las once de la noche, y Rafael Simancas pedía el voto en primer plano ante las cámaras, cuando un ruido interrumpió su discurso. "Soy el presidente de los derechos y de los....", decía el candidato socialista. ¡Pum! Era evidente que algo había caído en medio del plató. "... de los servicios públicos", prosiguió Simancas.

Luego explicaría un portavoz del PSOE que un tubo de hierro, de unos siete metros, se descolgó del techo en medio de la intervención. No fue el único suceso extraño de la noche. Tampoco el reloj del atril del candidato socialista, con el que debía calcular el tiempo de su intervención, funcionaba. "El reloj estaba loco y el candidato no ha sabido nunca el tiempo que tenía", explicó el portavoz socialista. Lo raro es que el mismo atril lo había utilizado 20 minutos antes Inés Sabanés, durante su debate con Esperanza Aguirre, sin problemas.

No fue un buen día para los socialistas en Telemadrid. Fue la única cadena en la que el video que debía emitirse en el espacio electoral gratuito del PSOE salió al aire sin sonido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007

Más información