Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Touriño promete en Carballiño cambiar "de raíz" la Galicia de dos velocidades

El líder del PSdeG enarbola la bandera de la supresión del peaje y compromete inversiones

Para su primer mitin de campaña, Emilio Pérez Touriño construyó un discurso a la medida de las necesidades. El presidente de la Xunta reivindicó la Galicia interior, el reequilibrio territorial y la devolución de las oportunidades a los ciudadanos y a los ayuntamientos de Ourense. Pérez Touriño también explotó a fondo la baza de la supresión del peaje del tramo Dozón-Ourense de la autopista que discurre entre la ciudad de As Burgas y Santiago, una decisión en la que la comarca de O Carballiño fundamenta la mayor parte de sus sueños de desarrollo para las próximas décadas.

La primera jornada electoral de Touriño no pudo ser más sobria; ni siquiera llenó su agenda institucional de actos oficiales de los que garantizan espacio extra en los periódicos. Eso sí, el presidente eligió una plaza cómoda para su primer mitin. O Carballiño es el territorio político de su conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, el hombre fuerte de los socialistas orensanos y el principal artífice del apoyo mayoritario que cada cuatro años, desde 1995, obtiene el PSdeG en la localidad, de poco más de 14.000 habitantes.

La provincia de Ourense puede que sea la tierra del conservador José Luis Baltar, el incombustible presidente de la Diputación, pero aquí manda Pachi, como los llaman sus convecinos. Y aquí, donde el PSdeG duplica los resultados que obtiene en el resto de la provincia, los socialistas esperan revalidar el respaldo de los votantes a pesar de que, por primera vez en doce años, el puesto de Vázquez como cabeza de cartel está ocupado por Carlos Montes, su sustituto en la alcaldía.

Touriño justificó la elección de Carballiño como punto de partida de su campaña destacando las políticas de igualdad como el eje de su trabajo al frente de la Xunta. "Algunos no queremos aduanas y tomamos la decisión" de suprimir el peaje. "No era fácil, pero votasteis cambio y apostasteis. Dimos la palabra de reequilibrar este país y superar la Galicia de dos velocidades".

El presidente comprometió la labor de su Gobierno para "cambiar de raíz" la herencia del pasado, "superar la Galicia escindida en dos partes y construir un país armónico y equilibrado" frente a una "derecha", señaló, a "la que lo que le molesta es la democracia, son los alcaldes" que defienden un urbanismo responsable y ordenado.

Touriño cerró su discurso con las primeras promesas de campaña. Algunas genéricas (un centro de día o una residencia en cada municipio antes de que termine la legislatura) y otras dirigidas a la audiencia (apoyo para convertir O Carballiño en el centro del termalismo de Galicia). Aunque "nada está ganado de antemano", recordó. "Hay que ir a cada aldea, a cada casa, a cada familia a explicar el programa y encender las ganar de participar".

El conselleiro Manuel Vázquez y el candidato a la alcaldía, Carlos Montes, completaron el mitin. Y, en perfecta sintonía con Touriño, hicieron del peaje y de las oportunidades que la autovía va a favorecer a la localidad como eje de la Galicia interior, el principal reclamo de sus discursos. Y de los dos fue Vázquez el que lanzó la cargas políticas de profundidad."Nos rebelamos contra la Galicia de los favores y apostamos por la Galicia de los derechos", afirmó el conselleiro. "Queremos un país que acabe con el clientelismo, el caciquismo y el enchufismo del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007