Elecciones 27M

El voto urbano, bajo la lupa del 14-M

Los socialistas confían en una 'prórroga' de las elecciones de 2004 para subir en las ciudades

Desde 1995, el voto en las grandes ciudades de Andalucía (las de más de 50.000 habitantes) se decanta mayoritariamente por el Partido Popular. Estamos hablando de 28 localidades en las que vive el 50,4% de la población andaluza y donde la abstención hace añicos a las candidaturas socialistas.

Las ciudades son un hueso duro para el partido socialista que tan sólo gobierna en Sevilla, en coalición con IU; mientras que el PP lo hace en Málaga, Granada, Almería, Cádiz, Huelva y Jaén; e Izquierda Unida, en Córdoba. De manera muy lenta, los socialistas han ido recuperando avales en estas zonas, pero aún están lejos del nivel de apoyo de los años ochenta y noventa.

"Estas elecciones no son ni unas primarias para 2008, ni una prolongación del 2004"
El PSOE superó por primera vez al PP en 2004 en las 28 ciudades más pobladas

La pérdida de 1995 se atribuye a los errores cometidos por los socialistas en esa etapa, que van desde los casos de corrupción que salpicaron a los gobiernos de Felipe González, el hecho de que el PSOE decidió prescindir de alcaldes muy votados y a que este partido no prestó atención a las demandas ciudadanas.

Ahora creen que están en condiciones de cambiar el mapa municipal, una afirmación que basan en los resultados obtenidos en las elecciones autonómicas y generales de 2004 y en las encuestas recientes que le dan el mismo nivel de apoyo en esas zonas. En las pasadas elecciones municipales, el PP obtuvo una ventaja sobre el PSOE en esos 28 municipios de 119.547 votos, y un año después, los socialistas superaron a la derecha en autonómicas (por 164.680) votos y generales (cerca de 200.000). "Ese dato no lo podía esgrimir desde 1991", afirma el secretario de Organización socialista, Luis Pizarro, quien se muestra convencido de que ese resultado va "a repercutir" en sus candidaturas.

Varios analistas discrepan de este análisis que consideran "arriesgado". "Las elecciones de 2004 estuvieron rodeadas de circunstancias muy específicas y por un contexto de movilización ciudadana [atentados del 11-M], incomparable a otros momentos, que se trasladó a la participación electoral. El interés que demuestran los ciudadanos hacia unas y otras convocatorias es diferente. A esto se añade la incertidumbre creada por el bajo índice de participación del referéndum sobre el Estatuto", afirma Susana Corzo, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Granada. La politóloga considera una "temeridad" establecer una "teoría general sobre el comportamiento electoral en las ciudades de más de 50.000 habitantes", aunque en muchos momentos se ha hecho "porque la evolución ha sido parecida".

"Las elecciones de 2004 fueron raras", sostiene el catedrático de Derecho Constitucional, Antonio Porras, quien no ve un patrón común de comportamiento en el electorado de las 28 ciudades más pobladas. El director del Instituto de Estudios Sociales de Andalucía (IESA), Manuel Pérez Yruela, tampoco ve una relación. "No se puede generalizar, una cosa son las municipales, otra las autonómicas y otra las generales. Cada municipio es un caso", afirma.

Los socialistas persiguen que la gente que acudió a votar, sobre todo los jóvenes, a José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 lo hagan ahora por sus alcaldes; mientras que el PP pretende que el 27-M apunte una tendencia favorable a sus siglas con vistas a las legislativas y autonómicas. "A mí me parece que no son ni primarias para 2008, ni una prolongación de las elecciones del 2004. Es un buen deseo, pero no puede garantizarse", sostiene Pérez Yruela.

Las expectativas de los socialistas pasan por gobernar en Sevilla, Jaén, Jerez y Algeciras, mientras en otro nivel sitúan las batallas de Granada, Almería y Huelva. Aunque confían subir en Córdoba (ahora tienen sólo cuatro concejales), el cambio en esta ciudad, Málaga y Cádiz entra de lleno en la categoría de milagros electorales.

Los populares dan por hecho que, al menos, mantendrán sus actuales bastiones urbanos, al que quieren sumar la ciudad de Marbella. Coinciden con los socialistas en que donde hay más dudas es en Jaén, donde los conflictos internos puede pasarle factura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50