Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:LA NUESTRA | SIGNOS

Un gran documental

El mismo día que detuvieron a la Pantoja y tres equipos españoles de fútbol jugaban las semifinales de la copa de la UEFA, en Canal 2 Andalucía, a las 10 de la noche, pasaron el documental Releyendo 'Campos de Níjar' (de Juan Goytisolo), del que es autor Nonio Parejo. Menos mal.

El título del documental remite a un dato singular. En 1984, Nonio Parejo rodó Campos de Níjar, un documental que contó con la colaboración en el guión de Juan Goytisolo, cuya voz también se oía en off, y de José Guirao, el actual director de La Casa Encendida. En esta relectura del libro de Goytisolo hecha ahora, en 2006, se mezclan dos texturas en las imágenes. Por un lado, una muy cuidada realización en color de la imagen actual de todo el Campo de Níjar que nos va mostrando personas que leen un pasaje del libro para señalar, bien el valor de la referencia histórica que da, bien la distancia que separa aquella descripción de la situación actual. Pero en segundo lugar el documental contiene una auténtica maravilla: imágenes rodadas no sé cuando, pero desde luego hace muchísimo tiempo, que muestran en un blanco y negro sencillamente estremecedor la realidad de aquellos Campos de Níjar: la voz en off de Juan Goytisolo se pega literalmente a la piel de esa fotografía tan perfecta, obediente desde luego a su vocación realista pero con un resultado estético de calidad inusual. Conozco bien la zona y estoy harto de la telepromoción turística empeñada en mostrar postales que venden una imagen de esa parte de Almería, incluida la costa de Levante. Nunca me cansaría de ver, sin embargo, las imágenes de Las Salinas de Cabo de Gata o de las minas abandonadas de Rodalquilar que hay en esta película, verdaderamente sobrecogedora, de Nonio Parejo.

Y lo mejor: conforme la parte contemporánea del documental va avanzando y los lectores de hoy repasan el viejo texto de Juan Goytisolo, la realidad actual del Parque Natural va asomando con toda su nueva crueldad: la tierra que en los años cincuenta se vació porque sus hijos se iban a Barcelona, se llena ahora de gente que llega de Africa, trabaja bajo plástico y vive en chabolas. La película denuncia cómo una preocupación exclusiva por el crecimiento económico, sin prestar atención a las necesidades sociales y mediambientales, ha terminado por arruinar la mayoría de los recursos turísticos. El turismo parecía la solución; y paradójicamente el mayor obstáculo que encontró la sobreexplotación turística de la zona (la interrupción en la provincia de Almería de la autovía del Mediterráneo) es lo que ha permitido salvar los tres o cuatro rincones de belleza insuperable que aún quedan. En los minutos finales, la denuncia más grave: el Parque Natural está soportando una presión y un acoso que encuentran la comprensión cómplice de ayuntamientos de la zona.

Por favor, repitan este documental. O mándenlo a las escuelas. Pero hagan algo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de mayo de 2007